El miedo a la violencia en Michoacán


Por: Esteban Patricio M.
La violencia sigue en aumento en Michoacán, además de los asesinatos de civiles, los
cometidos contra alcaldes y periodistas prevalecen y ya han dejado muestras del miedo que
han producido, entre gente que ha huido y otros que buscan protección.
LOS ALCANCES DE LA VIOLENCIA QUE ESCALA
Aunque se recalca constantemente que el incremento de asesinatos es una situación de
todo el país, hay estados en donde se refleja aún más el ambiente de miedo que afecta a su
población, específicamente por el conflicto entre grupos criminales para pelear plazas.
Durante el primer bimestre (enero-febrero) de 2022, en México se registraron 4,854 víctimas
de homicidio doloso y feminicidio, lo cual significó una reducción de 14% comparada con el
mismo periodo de 2021. “En total 82 personas fueron asesinadas diariamente”, afirmó la
asociación civil México Unido Contra la Delincuencia (MUCD).
Del total, Michoacán es el estado con mayor porcentaje de casos en este lapso, pues fue de
490 personas, mientras que Colima presentó la tasa de víctimas más elevada, la cual fue de
15 por cada 100 mil habitantes, contra 4 a nivel nacional.
“Michoacán vuelve a ser el foco de atención del país, debido a varios incidentes violentos,
que nos dejan con dudas respecto a qué está ocurriendo con la seguridad en esta entidad y
la ocurrencia de eventos violentos”, destacó MUCD.
Zamora es el municipio que presentó la tasa de investigaciones iniciadas por homicidio más
alta del acumulado entre enero y febrero de 2022, con 32 procesos por cada 100 mil
habitantes, contra 3 a nivel nacional.
EL MIEDO EN LA POBLACIÓN
Apenas el pasado 2 de marzo, la plataforma de investigación periodística InSight Crime, dio
a conocer que según información de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH)
en Michoacán, casi 5 mil personas huyeron de solo cinco municipios de Michoacán, en un
lapso de cinco meses en 2021. Visto en perspectiva, puede decirse que cinco poblaciones
pusieron el equivalente a la mitad de los desplazados de todo el territorio nacional en 2020.
OTRO ALCALDE ASESINADO
El 10 de marzo la oscura estadística se engrosó en Michoacán, el sexto alcalde asesinado
desde 2018 en la entidad y el 16 en México, en ese mismo lapso.
Era la tarde de ese día, cuando Cesar Arturo Valencia Caballero, alcalde de Aguililla, estaba
a bordo de su camioneta, afuera del campo de fútbol de la cabecera municipal, cuando un
sujeto disparó en su contra.

Horas antes, el alcalde surgido del Partido Verde Ecologista de México, sostuvo una reunión
en la presidencia municipal con funcionarios del gobierno federal.
La noticia fue difundida por el Gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, mediante su cuenta de
Twitter, donde añadió que giró instrucciones para que se investigaran a fondo los sucesos,
se esclarecieran a la brevedad y se castigue a quienes resulten responsables.
Al día siguiente, el asesor de Valencia Caballero, René Cervantes Gaytán, fue localizado sin
vida en el predio Las Parcelas de Castillo.
René estaba reportado como desaparecido desde la tarde del 10 de marzo, había sido visto
por última vez después de las tres de la tarde, cuando salió de las oficinas municipales.
EL MIEDO ENTRE LOS EDILES
Nueve días después, el subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC),
Ricardo Mejía Berdeja, aseguró que ya se tienen identificados a los presuntos responsables
de los homicidios del alcalde de Aguililla, César Arturo Valencia Caballero y su asesor,
René Cervantes.
El subsecretario de SSPC afirmó que dichos asesinatos fueron obra de un grupo criminal,
en represalia, debido a que el ejército mexicano tomó el control de dicha región azotada por
la violencia.
Pero para es momento el miedo ya estaba entre varios presidentes municipales, eso se
confirmó el 23 de marzo pasado, cuando Carlos Torres Piña, secretario de gobierno,
reconoció que cinco alcaldes de Michoacán han solicitado algún tipo de protección, pero
indicó no puede decir de que región o municipios son los ediles (por seguridad), pero
argumentó son de toda la entidad.
«Se tiene protección, pero no les puedo comentar, hasta el momento dos que han solicitado
acciones muy particulares y tres que se les ha atendido con otras cosas, en diferentes
partes de la entidad», comentó brevemente al reconocer la protección a presidentes
municipales.
LA AMARGA CONSECUENCIA
La noticia del asesinato de Armando Linares López, ejecutado con ocho disparos en el
interior de su domicilio, en Zitácuaro Michoacán, el pasado 15 de marzo, no solo empeoró el
ambiente para el gremio periodistico.
Desde el pasado 31 de enero el periodista había pedido medidas de seguridad al
Mecanismo de Protección del Gobierno Federal, pero estas le fueron negadas bajo el
argumento de no ser periodista.
La consecuencia más dura fue que el portal Monitor Michoacán concluyó sus labores
periodísticas.

Joel Vera, colaborador del portal, quien expuso en un comunicado: “ha quedado claro que
nuestra labor incomodó a muchos en el poder, seguiremos exigiendo ante las autoridades
se haga justicia por las muertes de nuestros colaboradores”.
De las cinco personas que laboraban ahí, dos fueron asesinadas, una prefirió dejar el
municipio y dos fueron las que cerraron las puertas del medio. Perdió el periodismo y la
sociedad Zitacuarense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: