Injusticia social frente a la inocencia


P. Agustín Celis

Como ciudadano siempre nos toca padecer la injusticia social, ya que el
ser humano en su debilidad puede ser víctima o victimario y de esta
manera participar. La injusticia social es el desequilibrio en el reparto de
los bienes y derechos sociales en una sociedad, de manera especial
enfatizamos el desequilibrio y la irracionalidad que mueve a algunos
ciudadanos encargados de impartir equilibradamente justicia para todos.
Encontramos diferentes situaciones de injusticia social en la sociedad.
Ya que en todos los niveles y sectores se encuentra esta vulnerabilidad
de hombre. Algunas de las causantes de la injusticia social a nivel de
Estado son la corrupción que lleva la disminución de fondos para la
salud pública, educación pública, creación de trabajos, subsidios sociales
y otros más.
Detrás de la injusticia social encontramos de manera especial la
inmadurez del ser humano, ya que al carecer de una formación sólida y
rica en valores, se enfrenta a situaciones en la que debe defender la
verdad y la justicia en cualquier terreno y bajo cualquier situación, no se
sabe sostener y opta muchas veces por el error, por la mentira.
A nivel individual o personal, la injusticia social se produce debido a la
discriminación, intolerancia y falta de respeto contra otra persona por su
nacionalidad, raza, género, clase social o jerarquía.
Podemos enfrentar la injusticia social de manera pasiva o de manera
activa. De manera pasiva podemos defender nuestros derechos sin
entrar en controversia con la otra persona, puesto que muchas veces la
injusticia siempre sale a la luz pública y la sociedad nos hace justicia,
desacreditando a la otra persona por su manera incorrecta de actuar. De
manera activa, sería enfrentar a quienes actúan injustamente y utilizar
todos los medios posibles para demostrar la injusticia.
Vivir en medio de la injusticia social, es parte de nuestra vida porque
estamos inmersos en la sociedad donde día a día vivimos diferentes
situaciones de injusticia. La injusticia social sucede cuando no existe una
justicia moral, siendo la moral un modelo en el que concuerdan todos en
una sociedad como el bien. En este sentido, sin moral no existe justicia,
por lo tanto la injusticia social es la falta de moral social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: