A mi hermano se lo llevaron hombres armados

A mi hermano se lo llevaron hombres armados
-Familiar de desaparecido cuenta su historia.
H. Zitácuaro, Mich. – “La última vez que se le vio, fue en el centro de Zitácuaro”. Expresa un familiar de desaparecido, -se encontraba realizando su trabajo, como todos los días, incluso había instalado afuera de su negocio video cámaras, debido a la inseguridad de los tiempos recientes-.
El entrevistado, para no recibir alguna represalia o amenaza, decidió ocultar su identidad, sin embargo, afirma que se presentó la denuncia ante la Fiscalía Regional de Justicia, con sede en esta ciudad, pero únicamente le han dicho que espere.
Expresó que también ha participado en las marchas recientes en esta población, para protestar por la ausencia de su hermano, lo mismo participó en una marcha en la ciudad de Morelia. Pero nada ha pasado.
Señala que es muy grande el dolor que tiene la familia, los hermanos y hermanas, pero por quien más lo sienten, es por su madre, quien todos los días llora de manera inconsolable, mirando día y noche una fotografía de su hijo.
La familia se encuentra desecha moralmente por la desaparición del joven, quien a la vez era padre de familia, hijo también de familia. Persona de bien, dedicada a su labor.
Todos los días buscaba ganar el sustento familiar, para atender las necesidades básicas, como compra de alimentos y pago de servicios básicos, como agua potable, electricidad y otros más.
El entrevistado manifiesta que siente un dolor muy grande y lo peor, es que a cualquiera le puede pasar. “Hoy estamos aquí, pero en cualquier momento, también a otras personas, les puede ocurrir lo mismo. Aunque sean de bien”.
De acuerdo a las investigaciones personales que hizo el mismo entrevistado, establece que a su hermano se lo llevaron hombres armados.
A la fecha no han recibido ninguna llamada para pedir rescate, mientras tanto en la Fiscalía les dicen que esperen.
Mientras tanto, el joven se encuentra ausente, no se sabe nada de él. Desconocen cómo se encuentre y si todavía siga con vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *