Angangueo, pueblo mágico y minero

Refugio de la Mariposa Monarca, que ofrece un espectáculo único en el mundo.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Angangueo se encuentra situado en el oriente del estado de Michoacán, es un pueblo mágico con infraestructura turística, además tiene una riqueza trascendente en el concepto minero. Se encuentra rodeado de diversas montañas, cuenta con un espectáculo natural debidoa la presencia de millones de Mariposas Monarcas, que llegan cada año en el período de noviembre a marzo.

Es admirable su belleza desde lo alto y posee varios miradores, como el de la Capilla de la Misericordia. Se puede contemplar el Templo de la Inmaculada Concepción, el cual fue construido en el siglo XVIII, ubicado en pleno centro de esa localidad.

Cabe mencionar que su altar fue traído desde Italia, mientras que las imágenes de la Virgen de la Inmaculada Concepción y San José, de París.

Enfrente se localiza la Iglesia de San Simón, a un costado se ubica el Palacio Municipal y en medio aparece una apacible plaza con un quiosco, sitio predilecto de la población, donde se reúne día con día.

El público puede visitar también el museo Casa Parker, una bella construcción colonial que alberga una interesante colección de fotografías de Bill y Joyce Parker, que trajeron a Angangueo algunas técnicas de explotación minera.

El Mineral de Angangueo se encuentra rodeado de bosques y montañas, también posee estrechas calles y casas antiguas de adobe con grandes patios.

Se incorporó al programa de Pueblos Mágicos en el año de 2012, su nombre es de origen purépecha, representa las características geográficas sobre las que se asienta este pueblo, y eso mismo significa: “pueblo entre montañas”, “a la entrada de la cueva”, “cosa muy alta” o “dentro del bosque”.

Entre las festividades principales, está el Festival de la Mariposa Monarca, el cual se realiza entre los meses de febrero y marzo; las fiestas religiosas del 3 de mayo, que se celebra a la Santa Cruz. En esa fecha se hacen coloridos tapetes de aserrín para decorar las principales calles del pueblo. 

Se realizan fiestas religiosas en honor a San Simón el 28 de octubre y se desarrolla la fiesta de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Su historia inicia con la llegada del conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán, quien encontró una zona deshabitada. Sin darse cuenta que la plata y el oro que yacían bajo los cerros arbolados. 

Ese mismo año el virrey don Antonio de Mendoza concedió las tierras a Gonzalo Salazar. El pueblo desarrolló su potencia minera a partir de 1792.

El principal atractivo natural de esta región es la Sierra Chincua, que forma parte del santuario de la Mariposa Monarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: