ARENA SUELTA 

POR TAYDE GONZÁLEZ ARIAS 

FORO DE SÃO PAULO

Los documentos oficiales suelen ser por su formalidad y contenido técnico, de un carácter formal, por su génesis filosófico, y por los fines que persiguen bellos, cosmogónicos y hasta estéticamente hablando bonitos, pero cuando esas letras deben llevarse a la práctica, casi toda teoría brillante se deslucida por las mañas, malas formas o desequilibrio emocional de quien debe cumplirlas o aplicarlas. Tal es el caso de las leyes, que llegan a ser verdaderos tratados de justicia y bondad, pero que, en manos del juez, el abogado o el jurista con pocos escrúpulos aquello es un arma contra el ciudadano que llega hasta sus instancias queriendo encontrar lo justo y lo encierran, lo sancionan o lo callan, dependiendo el caso. 

Aunque pudiéramos enumerar varios casos, leyes, reuniones, protocolos, acuerdos y demás acciones o documentos que nacieron con un propósito loable, he de referirme al Foro de São Paulo, cuyo origen se dio por la convocatoria que hicieron Luiz Inácio Lula da Silva  y Fidel Alejandro Castro Ruz a partidos, movimientos y organizaciones de izquierda, en julio de 1990, según ellos para reflexionar sobre los acontecimientos post caída del Muro de Berlín y los caminos alternativos y autónomos posibles para la izquierda de América Latina y el Caribe. El encuentro se dio en la ciudad de São Paulo y reunió a 48 partidos y organizaciones, que representaban diversas experiencias y matrices político-ideológicas de toda la región latinoamericana y caribeña. De allí salió la Declaración de São Paulo, bajo un documento histórico que expresaba la vocación, los principios y objetivos de todos los partidos y movimientos allí presentes, mencionando por ejemplo: “Avanzar con propuestas de unidad de acción consensuales en la lucha antiimperialista y popular, “Promover[emos también] intercambios especializados en torno a los problemas económicos, políticos, sociales y culturales”, y “[…] en contraposición a la propuesta de integración bajo el dominio imperialista, [definir] las bases de un nuevo concepto de unidad e integración continentales. 

Y considerando que el neoliberalismo es una «teoría política y económica que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado», siendo también definido como «una forma de liberalismo que apoya la libertad económica y el libre mercado», cuyos «pilares básicos incluyen la privatización y la desregulación». En su sentido más usual, se refiere a una serie de teorías y propuestas económicas que comenzaron a tomar auge en la década de 1970, cuestionando al keynesianismo dominante hasta entonces, para volverse en los años siguientes predominantes en el mundo occidental, se dio un segundo encuentro, realizado en la Ciudad de México en 1991, para contrarrestar dicho movimiento económico, consagraron el nombre “Foro de São Paulo”. 

Y aunque se supone que las idea son alcanzar:  La igualdad, la equidad y la justicia social; La democracia y la lucha por la libertad, profundizando su carácter popular, directo, participativo y comunitario; La unidad de nuestras fuerzas y organizaciones y la indisoluble relación con nuestros pueblos; El rechazo a cualquier expresión de fascismo, racismo, xenofobia, machismo, misoginia y homofobia, y a la discriminación de cualquier origen o naturaleza; La solidaridad con otras personas y naciones, así como la realización plena del derecho a la Paz; El derecho de cada país a elegir el sistema político y social que sus pueblos democráticamente decidan; La ética, la honradez, el ejercicio transparente del gobierno y la administración de los bienes públicos y colectivos y la lucha sin treguas contra la corrupción son valores de las organizaciones de izquierda; La integración regional soberana como objetivo estratégico. La agrupación ha sido más bien una reunión de intereses políticos por que los partidarios o los que forman parte tengan el poder en sus países, vuelvan a tener las riendas de sus naciones, como el es caso de Lula, o justifiquen actos paternalistas, olvidándose en la practica del bienestar de sus pueblos. 

Considerando que el partido en el poder en México, forma parte de este foro, y de que el propio Presidentede los Estados Unidos Mexicanos, simpatiza con estos preceptos, hemos de quedar muy atento y en espera que de pronto, todas esas ideas sean una realidad y no nos veamos perdidos en el populismo, y las conductas e ideas de extrema izquierda, que, como todo en exceso, termina más dañando que abonando a la vida democrática de los países del mundo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: