Balacera en San José Purúa

Zitácuaro. – Una fuerte balacera, suscitada la madrugada del sábado pasado, causó temor entre la población de la tenencia Lázaro Cárdenas del municipio de Jungapeo, mejor conocido como San José Purúa. Según los testigos, la refriega duró cerca de una hora y no hubo autoridad alguna que hiciera acto de presencia.

Como normalmente sucede en estos casos, las autoridades estatales no dan a conocer información de los hechos, son los mismos pobladores los que dan las versiones extraoficiales de lo que acontece. Derivado de esta información, es que se sabe que a la mencionada tenencia arribaron unos seis vehículos aproximadamente, en los cuales viajaban varios sujetos armados que comenzaron una balacera, cerca de las cuatro de la mañana y se extendió durante una hora, aproximadamente.

Los testigos informaron que, de las camionetas de lujo, descendieron personas que portaban armas de grueso calibre, mismas que accionaron en contra de varios domicilios de la comunidad, que quedaron con las fachadas completamente balaceadas. Se comunicaba también que el grupo armado ingresó a determinadas viviendas, para llevarse a algunas personas.

En ese contexto, ya por la mañana se supo que al menos cuatro personas fueron privadas de la libertad, de las que hasta el momento se ignora su paradero. Ya circulan algunas fotografías de los desparecidos en las redes sociales, a pesar de ellos no se han tenido noticias de los supuestos “levantados”.

Fue hasta que el sol había salido, cuando la policía del municipio de Jungapeo realizó algunos recorridos por la zona y más tarde varias corporaciones policiacas hicieron acto de presencia en la tenencia de Lázaro Cárdenas, acompañados de un Ministerio Público, que ya sólo llegó a dar fe de los hechos suscitados la madrugada del sábado, pero sin que hubiera detenidos.

Para el día miércoles, ya la presencia de la policía era nula. Un día antes, la Policía Michoacán había estado haciendo recorridos, que resultaron infructuosos para dar con el paradero de los responsables; no obstante, los uniformados si lograron detener al menos a seis jóvenes de esa localidad. Según se informó, no les encontraron nada que los vinculara con los hechos violentos. Aun así, fueron arrestados y ahora la Policía Michoacán exige 10 mil pesos por cada uno de los detenidos.

Dentro de algunos domicilios afectados por las balas también se localizaron granadas de fragmentación que no explotaron, pero que dieron fe de lo que había sucedido. Fueron autoridades estatales las que en un primer momento hicieron acto de presencia, no así la Guardia Nacional, que permaneció inmóvil en el lugar donde están asentados.

La población sigue atemorizada, debido a que nunca se habían visto este tipo de actos en su localidad, por lo que han exigido que se brinde la seguridad necesaria para resguardar la integridad de la ciudadanía. No han obtenido respuesta y ya sólo queda la policía del municipio, de la que también existen quejas y nula confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: