Calles y plazas de la ciudad carecen de iluminación

Zitácuaro, Mich. – Mientras las dos principales plazas públicas de la ciudad no cuentan con la suficiente iluminación, las calles que se ubican alrededor, así como las del primer y segundo cuadro, carecen de alumbrado público.

El panorama es similar en las calles del poniente de la ciudad y algunas de ellas parecen túneles. Caso contrario es la parte oriente, donde se observan vías que sí cuentan con luminarias en buenas condiciones, por lo que el sector oriente ha sido menos desprotegido.

Entrevistado al respecto, el doctor Guillermo Nájera Rodríguez, vecino del centro de esta localidad, señaló que las autoridades en cada trienio se han dado cuenta de la falta de alumbrado público, pero poco o nada hay en cuanto a las aceras de la plaza Benito Juárez.

Nájera Rodríguez indicó que ese mismo problema lo padece el jardín Constitución, pero esa falta de alumbrado no es un problema nuevo, sino que se ha venido padeciendo desde hace 35 años; es decir, suman décadas sin resolverse.

Explicó que el alumbrado que tenía la plaza principal era similar al del Jardín “Chiquito”, había algunos faroles con dragones. Recordó que esos faroles los había donado la colonia Libanesa hace muchos años.

Además, subrayó que había también otros postes en las aceras de enfrente del Jardín de Las Flores, en la esquina de la propiedad de la familia Tinoco todavía se encuentra la base octagonal, pero el poste ya no está.

Precisó el entrevistado que en la actualidad no hay ningún poste de luz, ni frente al Colegio Lumena, ni afuera del kínder Esperanza Olivares, tampoco en la calle de Allende, en el trayecto de la escuela Eva Sámano hacia la calle Morelos sur.

Añadió el miembro de la Asociación Pro Rescate del Centro Histórico, que el problema de iluminación en las calles aledañas en tiempos de vendimia se refleja todavía más, ya que en lugar de vialidades iluminadas se tienen túneles. Por las noches se puede caminar desde la calle Morelos en dirección hacia el templo “Getzemaní”, ubicado en la calle de Ignacio Allende y el panorama es parecido, no hay iluminación.

Expresó Guillermo Nájera que observó que el jardín principal tenía a su alrededor arbotantes, pero había uno que habían dejado como lunar, el cual tenía una bombilla, era una especie de farol colgante. Esto llamo su atención, ya que ese tipo de iluminación o faroles suelen ponerse en los centros históricos de otras ciudades, como Morelia o la Ciudad de México.

Por ello se encargó Nájera Rodríguez de hacer una propuesta al gobierno municipal, en el mes de marzo del presente año, pero su proyecto no prosperó, únicamente se quedó como una alternativa.

Finalmente exhortó a las autoridades municipales a que tomen cartas en el asunto, ya que en la época de lluvias las pocas lámparas o faroles que se encontraban funcionando se han ido apagando, ya sea por fallas técnicas u otros factores. Lo cierto es que la ciudad cuenta con calles que por falta de alumbrado público se encuentran a oscuras, lo que también representa un riesgo a la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *