Centro nocturno lanzaba a sus clientes por las escaleras 

Otro antro capacitaba en artes marciales a meseros para golpear a consumidores alcoholizados.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Era la década de los noventas, cuando permanecía la locura por escuchar, bailar y divertirse en las discotecas de la ciudad de Zitácuaro. “El Despertar” obtuvo el testimonio de uno de los empleados de algún establecimiento, quien de manera anónima relató que al momento que los clientes estaban alcoholizados, peleaban al calor de las copas.

Expresó que el personal encargado de seguridad corría a los conflictivos, que eran lanzados por las escaleras y terminaban en la calle. El ambiente era ameno a determinadas horas, pero pasado el tiempo y ya alcoholizados los consumidores, el ambiente se ponía tenso.Quizás era de madrugada cuando ocurrían los hechos.

De ser un espacio de convivencia familiar, que tenía como objetivo brindar servicios de convivencia social, como bodas y quince años, ese inmueble se convertía en hostil y violento.Al grado de que algunos clientes discutían, peleaban verbal y físicamente. No únicamente se consumían cervezas y vinos, también estupefacientes o drogas.

El entrevistado relató que los clientes, en determinado momento, eran desalojados por personal de seguridad, quienes eran tirados a base de golpes físicos por las escaleras, un método calificado como salvaje.

Dicho inmueble está en céntricas calles de la ciudad, del cual se desconoce su situación actual. Sin embargo, en ese tiempo y para llamar la atención del público, se hacían diversos eventos musicales, además de rifas de botellas.

En dichos eventos se contó con la presencia del doble de Luis Miguel, quien en esa época provocaba la euforia dejóvenes y adolescentes. El inmueble contaba con servicio de bar, música disco o en vivo, al cual asistían de todos los estratos sociales.

Se servían bebidas diversas, desde agua natural, hasta vinos de calidad, como whisky, coñac, brandy, ron, por mencionar algunas.

También se vendían bebidas preparadas, entre ellas cocteles,margaritas, parís de noche, vampiros o sangrías, besos de ángel, piñas coladas, por citar algunos ejemplos.

Así mismo se llegaron a servir las llamadas “aguas locas”, bebidas preparadas con alto nivel de alcohol, el propósito era que los jóvenes se alcoholizarán y se divirtieran, pero el fin era oscuro.

En los tiempos recientes, había un antro que canalizaba a los meseros a recibir capacitación en artes marciales. El propósito era que tuvieran la capacidad para despedir a clientes mal portados cuando estaban alcoholizados. Terminaban los clientes en la vía pública, arrojados a golpes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: