Cerrado centro de vacunación antirrábica.

-Sin el biológico en el centro de salud.

Por: Marina Vilchis Herrera.

H. Zitácuaro, Michoacán. – En entrevista con “ElDespertar”, Héctor del Río, responsable de SONOSIS en el centro de salud de esta ciudad, informó que se realizó la campaña de vacunación antirrábica desde el 25 de septiembre y se estuvo aplicando durante un mes, pero que la vacunación es continua y diaria.

El funcionario subrayó la importancia de que las mascotas estén protegidas y no causen daños a sus dueños, ya que pueden transmitir la rabia. Sin embargo, indicó que ya no se tiene acceso al departamento de vacunación antirrábica y el servicio se encuentra cancelado.

Agregó que por dicho motivo se ha negado el servicio a las mascotas y que el biológico que se aplica es unmilímetro por perro y se debe prevenir este tipo de problemas, ya que la rabia es una enfermedad mortal y es 100% prevenible si se vacuna a las mascotas a tiempo. Pero si no están vacunadas se tiene riesgo de contraer rabia.

Enfatizó que hay roedores que pueden portar la rabia, así como murciélagos y ahí únicamente se vacunan perros y gatos. Por lo que es muy importante vacunar a los animales, ya que de esta forma se impide que el virus de la rabia se trasmita a humanos.

El virus Rhabdoviridae se localiza en la saliva y en las secreciones de los animales que son portadores. El ser humano puede verse infectado si un animal que porta el virus ataca y muerde a la persona, provocando lesiones que le transmitan la rabia. 

También puede ser contagiado sin necesidad de un ataque por parte del animal, basta con que el individuo tenga algún corte en la piel y haya contacto con las secreciones salivales de un animal infectado.

En la actualidad, los portadores más comunes de la rabia son los perros y gatos, en zonas urbanas o rurales y murciélagos en zonas silvestres.

¿Cuáles son los síntomas de rabia?

Las personas que pueden haber sido infectadas por la rabia pueden presentar las siguientes patologías:

Fiebre

Dolor de cabeza

Náuseas y vómitos

Nerviosismo

Ansiedad

Delirio

Hiperactividad

Dificultad para tragar

Salivación excesiva

Temor al agua (hidrofobia) debido a la dificultad para tragar

Insomnio

Parálisis parcial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: