Cerrito de la Independencia, refugio de taladores e invasores

Zitácuaro, Mich. – La ciudad de Zitácuaro tiene en El Cerrito de la Independencia uno de sus monumentos más representativos. Es también considerado patrimonio cultural e histórico de los zitacuarenses. Pero, a su vez, este sitio ha sido refugio de taladores e invasores.

Los segundos llegaron a este sitio por el engaño de algunos vivales, que se aprovecharon de las necesidades de la gente.

Fue así que, durante años fue invadido poco a poco, hasta que fue decretado como Parque Urbano Ecológico Cerrito de la Independencia en 1997, de esta manera se construyó una barda para delimitar su extensión. Actualmente la superficie protegida consta de 2.76 hectáreas. En el pasado una parte de este sitio fue comercializado. Pero también arribaron al lugar otros invasores para establecerse de manera definitiva, hay decenas de antenas de comunicación y un supuesto centro de coordinación de auxilio.

El Cerro de Guadalupe, como anteriormente se le conocía, prácticamente estaba siendo absorbido por la mancha urbana y de no haber existido este reconocimiento, tal vez ya hubiera desaparecido.

“El Despertar” ha documentado en anteriores ocasiones las condiciones en las que se encuentra este parque, que es frecuentado anualmente por miles de visitantes.

Hace algunos días este medio realizó una visita al lugar y se pudo constatar que se continúa la tala de árboles nuevos. Para ello se han anexado algunas fotografías, donde se demuestra la tala que se hace de manera frecuente en este sitio.

Si bien es cierto que esta área protegida cuenta con bosque cultivado hace algunas décadas, también cuenta con especies vegetales exóticas, que fueron introducidas por los habitantes del lugar, que si bien protegen el área no cumplen con los fines para lo que fue decretada.

Expertos en medio ambiente han denunciado que el bosque tiene una enfermedad que también ha contribuido al deterioro. Ha sido una constante la denuncia de la plaga del gusano descortezador, misma que ha arrasado la poca masa forestal con que cuenta este Parque. El tiempo ha transcurrido y a las autoridades poco les ha interesado su rescate.

Para ello se requieren tomar medidas más a fondo, como derribar los árboles plagados, así como dejar fuera del lugar toda la madera plagada, pues los problemas persisten.

Francisco Álvarez Díaz, vecino de esta ciudad, y quien constantemente frecuenta este espacio, observó que las autoridades habían otorgado un permiso para la realización de una carrera ciclista en este sitio, en abril del presente año.

Molesto por este hecho, declaró que, “cuando pensabas que en actos de gobierno ya no queda lugar para el asombro, te encuentras con que la soberana estupidez de la autoridad no conoce límites”.

“Hace 20 años esta zona fue bardeada y declarada Parque Ecológico por decreto del gobierno estatal, hace varios trienios que la autoridad no ha realizado acciones para que cumpla su cometido”, afirmó.

“Ahora con el dinero público se comete otra agresión, mientras tanto el cerro se deslava, los andadores destruidos, los árboles plagados, Etc.”, finalizó Álvarez Díaz, uno de los pocos ciudadanos que alzan su voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *