Comunicación y comprensión vital para rehabilitación de adicciones


H. Zitácuaro, Mich. – Ex adicto habla de sus problemas de abusos de sustancias nocivas para la
salud, como alcohol y drogas. De manera anónima compartió las experiencias que ha vivido y que
lo ideal, es estar en un lugar de ayuda y comprensión. Ahora que se alejado del mundo de las
adicciones, lo que intenta es ayudar y no buscar dinero o lucrar con las personas.
En sus vivencias, expresó que se ha quedado en casas abandonadas, durmiendo en el piso, incluso
en terrenos baldíos. Agregó que ha experimentado comer un taco junto a personas de su
condición.
“Los encargados de los anexos en Zitácuaro piensan que hacer entender a un adicto es con
maltratos físicos y emocionales. A final de cuentas se requiere vivir experiencias, pero no de esa
naturaleza”.
Indicó que por tal motivo no pueden entender al adicto, porque no han tenido las experiencias de
tener “algo” y luego vivir sin nada. Como quiera que sea, explicó que tiene que haber una
disciplina y un orden, porque si no lo hay, es en balde el encierro.
Muchas veces la familia tiene que buscar los medios para que puedan encontrar una solución. Por
lo regular no puede ayudar al adicto, entonces tiene que buscar ayuda externa.
Tal vez la recuperación de una persona pudiera ser anexarlo, y pudiera surgir una esperanza de
que sea la mejor opción. Pero en mejores condiciones de las que muchos permanecen, en lugares
insalubres.
Agregó que ahora tiene su propio centro de rehabilitación, ahora comparte e intenta ayudar a
más personas a salir de conflictos por dependencia de alcoholismo y drogadicción.
Lo que muchas veces el adicto busca es comprensión, amor, compañía, armonía y una satisfacción
de poder vivir. Indicó que la vida no significa un callejón sin salida, ya que para todo hay una
solución.
Agregó que, al crear él mismo un centro de rehabilitación, intenta ser un puente de comprensión
con el adicto.
Explicó que sabe lo que es tener “algo” y estar sin nada. El estar en las calles, vivir en anexos, sin
embargo, también recibió múltiples humillaciones por gusto propio.
Relató que en ocasiones hay quienes no se han desprendido de sentimientos negativos, uno de
ellos el sufrimiento, algunos llegan a Alcohólicos Anónimos y es cuando empiezan a sufrir más.

Desde su punto de vista, no debe haber ningún problema en que los familiares visiten al adicto. Ya
que algunos consideran que debe tener un aislamiento total.
Por tal motivo, anotó que debe haber comunicación, una atención, evitar la violencia y hacer un
puente de comprensión. La solución tampoco está en que sean aislados en lugares insalubres, con
garrapatas y chinches. Les quiten la sal, el azúcar, los priven del aire y que sean objeto de
humillaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: