Congestión vial ocasionada por el transporte público causa irritabilidad a los zitacuarenses.

El problema de tráfico vehicular afecta a la ciudadanía, alterando su tiempo y sus actividades a realizar diariamente, se ve reflejada d manera cotidiana como se hacen filas de vehículos, en donde los automovilistas se ven varados por la dificultad que tienen al momento de avanzar.

La circulación de los autos se ve afectada cuando el transporte público circula de manera lenta, con la intención de querer esperar a que cierta cantidad de personas ingresen a la unidad. Esto ocasiona que se vayan juntando detrás de la unidad cierta cantidad de autos, lo que se ve más reflejado si en un tramo van tres unidades y cada una se toma su tiempo para avanzar.

Se argumenta que una parte del tráfico ocasionado es por los pasajeros y los choferes de dicha unidad, en donde ninguno de los dos respeta los lugares de subir y bajar pasajeros. Los lugares específicos se concentran en cada esquina, mientras que los pasajeros piden al chofer que detengan su unidad a media calle para poder subir o bajar y así mismo, después vuelve a parar la unidad en el lugar destinado para realizar una parada continua.

Se tiene conocimiento que existen las paradas continuas, en donde ciertos conductores de unidades de transporte público afirman que esas paradas les dan pautas a que puedan detener su unidad en cualquier parte de su ruta.

De manera extraoficial un ciudadano comenta que la congestión vial para él es un problema con solución. Afirma que este tráfico le afecta su tiempo al llevar sus hijos a la escuela o al momento de trasladarse a su trabajo, comenta que al no respetar el transcurso vial, le ocasiona irritabilidad, estrés, enfado, entre otros a sensaciones más.
Como solución él propone limpiar el primer cuadro de la ciudad, lo que sería de mucha ayuda; ya que, aparte de que la viabilidad sería más factible, se fomentaría el hábito de caminar y ejercitares en la ciudadanía, esto gracias a que el transporte público ya no circularía por las calles principales y la ciudadanía tendría que caminar para llegar a su destino final.
Otra solución que argumenta, es que el ayuntamiento no permita estacionarse en las calles por ambos senderos, que se deje el sendero izquierdo libre, lo que permitiría a los automovilistas continuar su camino a pesar de que el servicio público tenga que detenerse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *