Denuncian actos de intimidación y acoso por parte de la Fiscalía

Zitácuaro. – Utilizando la fuerza, el acoso e intimidación, la Fiscalía Regional de Zitácuaro ha arremetido en contra de una empresa zitacuarense. La dependencia mandó clausurar el negocio, dejando encerrados a los trabajadores, que tuvieron que salir por una puerta que se encuentra a un lado del inmueble, para evitar romper los sellos.

De estos hechos ya se presentó la denuncia penal respectiva, donde al menos dos ministerios públicos y varios agentes de investigación fueron acusados de haber cometido actos fuera de la legalidad, ya que el negocio fue cerrado y clausurado sin que exista una posible causa para ello, dejando a los trabajadores encerrados y causando graves pérdidas económicas a los afectados.

En ese contexto, la dueña del establecimiento ha señalado que, desde hace algunos días, su inmueble ha sido víctima de acoso, vigilancia e intimidación por parte de las autoridades, mismas que han utilizado a elementos de la Policía Michoacán para lograr su cometido. Desde hace varios días los uniformados mantienen una vigilancia estricta afuera de la empresa, dedicada a la venta y distribución de pollos y puercos, que surten de esta carne a una gran parte de la población.

Sin que haya una investigación en contra de esa empresa, la policía no permite que alguien se acerque, lo que ha dejado en la indefensión y el abandono a los animales, que no han recibido agua ni alimento desde que se colocó el cerco policial, lo que podría provocar la muerte de los animales y un foco de infección para el lugar y la zona, ya que nadie los puede atender.

La denuncia quedó asentada con el número 26405/UATP/ZIT/2019, de la cual EL DESPERTAR tiene copia. En ella se señala a Jaime Dimas Hernández, agente del Ministerio Público adscrito a la Fiscalía regional de Zitácuaro, Tammi Anguiano Zamudio, agente del Ministerio Público adscrita a la Unidad Especializada del Combate al Secuestro de la Fiscalía General del Estado, así como a los agentes investigadores y elementos de la Policía Michoacán que resulten responsables de estos hechos.

En su querella, la dueña del inmueble denunció que, desde finales del mes de octubre, comenzó el acoso hacía la empresa, la cual está ubicada a la salida a morelia y se dedica a la venta y proceso de pollo. Esta empresa, manifestó, cuenta con los permisos correspondientes para trabajar de manera legal y pertenece a sus hijos, a los que les renta el local donde está instalado el negocio; sin embargo, el día 30 del mes arriba señalado, elementos de la Policía Michoacán llegaron por la noche para intentar ingresar sin contar con la orden de un Juez. Fue gracias a las cámaras de vigilancia, que los empleados se dieron cuenta que los elementos policiacos pretendían entrar al inmueble, lo que generó miedo e inseguridad entre los trabajadores.

Tras el acorralamiento y la vigilancia a la que ha sido sometido el inmueble, y la negociación, el pasado 20 de noviembre, la denunciante fue informada por uno de sus hijos que la propiedad había sido clausurada con sellos que fueron colocados por personal de la Fiscalía, dejando encerrados a los trabajadores que en ese momento se encontraban laborando y procesando el pollo.

Los sellos, marcados con el folio MOR 053/35665/2019, señalan que el inmueble fue asegurado por la Fiscalía del Estado de Michoacán, pero llama la atención que tienen una leyenda que dice Unidad Especializada en Combate al Secuestro, y estampan el número de caso único: 1003201938099; es decir, fue la unidad antisecuestros la que mandó clausurar y asegurar el inmueble, sin que exista una orden judicial que así lo amerite o sin que haya una investigación en curso por el delito de secuestro.

Así lo dio a conocer la dueña del inmueble, quien reiteró que esa propiedad la ha tenido por muchos años junto con su esposo, siempre para actividades licitas; ya que, incluso, existe un contrato celebrado con el ayuntamiento de Zitácuaro, que expidió el entonces presidente municipal, Carlos Herrera Tello, con su hijo, para la matanza de pollos que se reparten en el municipio y que ahora se encuentra vigilado día y noche por elementos de la Policía Michoacán.

La afectada agregó que hace responsable a los señalados en la denuncia por cualquier tipo de represalia que pueda cometerse en su contra o en contra de sus familiares, por haber presentado la denuncia correspondiente, en donde se señala la arbitrariedad con la que han actuado las autoridades de la Fiscalía y los elementos policiacos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *