Denuncian detención arbitraria de policías municipales en Zitácuaro

Zitácuaro, Mich., a 24 de febrero de 2017.- Dos días después de que el dueño del predio que se ubica a espaldas de la UPN denunciara ante Derechos Humanos que trabajadores enviados por el Síndico Municipal y el Director de Obras Públicas se encontraban cercando su propiedad, un sobrino del dueño fue detenido por policías municipales cuando se encontraba dentro del terreno.

Al respecto, el joven presentó una queja ante la Visitaduría Regional de los Derechos Humanos, en contra de elementos de la Policía Michoacán, quienes lo golpearon e insultaron mientras lo trasladaban al área de barandilla, señalado de alterar el orden dentro de la propiedad de sus familiares.

Al respecto, el quejoso señaló que el día 16 de febrero, aproximadamente a las 10 de la mañana, se encontraba dentro de una propiedad que pertenece a sus primos, con el fin de revisar que no estuvieran trabajando empleados enviados por el Síndico Municipal y el director de obras públicas, como sucedió dos días antes.

Efectivamente, empleados del Ayuntamiento estaban realizando labores en la propiedad, cercando con malla el predio; los dueños comentaron que era propiedad privada a los albañiles y que dejaran de trabajar, que no se metieran en problemas, a lo cual respondieron que ellos tenían la orden de trabajar, que el Ayuntamiento ya se había arreglado con los dueños del terreno.

Luego de realizar una llamada el encargado de la cuadrilla, arribaron al lugar 4 patrullas de la Policía Michoacán, con 15 elementos a bordo. El Comandante se acercó a los jóvenes preguntándoles qué sucedía; la respuesta fue que los trabajadores estaban invadiendo una propiedad privada. El Comandante se alejó de la zona y realizó una llamada telefónica, al regresar preguntó quién había cortado la malla, acción que fue acordada entre los dueños del predio y los albañiles.

“Pues ya te cargo la chingada, la orden es llevarte por estar alterando el orden”. El Comandante ordenó a dos policías que esposaran al joven y lo subieran a la patrulla, a lo que el agraviado dijo a los elementos que no era necesario que él los acompañaría, sin necesidad de que lo esposaran. Mientras lo trasladaban a la barandilla, uno de los elementos golpeó al joven en cuatro ocasiones, dándole una patada y diciéndole “te crees muy chingón”.

Para poder salir del Área de Protección y Resguardo Para Personas Infractoras, el quejoso debió pagar la cantidad de 500 pesos como multa “por alterar el orden”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *