Denuncian maltrato a niños de primaria 

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Denuncia padre de familia que un maestro de escuela primaria Moisés Saenz, que da clases en un grupo de cuarto grado, ya no debe permanecer en el aula de enseñanza, puesto que por su edad ya cumplió su ciclo laboral. Además de que maltrata a los alumnos a base de libretazos y coscorrones.

Francisco Bustos Duarte, padre de familia, tiene a su hija Frida en esa institución, ubicada en la colonia Miguel Hidalgo, entre las calles de Abasolo y Moctezuma poniente.

Frida cuenta con 9 años de edad, tiene algún padecimiento y el médico le indicó que debe seguir un plan alimenticio riguroso, de lo contrario le puede provocar consecuencias,como el deterioro de su salud.

En cierta ocasión, la alumna le pidió a su maestro que la dejara salir al baño, pero no se lo permitía, hasta que ella tuvo que salir corriendo del salón para luego dirigirse al área de sanitarios. Y como el anterior ejemplo, hay varios.

Bustos Duarte indicó que ha acudido a quejarse con el director, pero la situación sigue igual. Así mismo, hay reclamos de otros padres y madres de familia, debido a que no les presta suficiente atención a los menores, hay veces que ni siquiera les revisa las tareas que dejó un día anterior.

Destacó que ese modelo educativo deja mucho que desear,en comparación con el ciclo anterior. En ese tiempo se dio apertura, diálogo y comprensión, entre los alumnos, padres de familia y profesor.

El quejoso manifestó que no es nada personal hacia el docente, que le preocupa más la atención que recibe su hija Frida. Algunos papás han acudido con el director para exponerle quejas, sin embargo, los escucha y promete que va hablar con el profesor, pero nada pasa.

Lo que se traduce en que sus hijos se queden estancados, además de que algunos tienen miedo de que les vaya dar un coscorrón, jalón de orejas u otras prácticas, como libretazos.

Consideró que ha sido muy deprimente la situación, muy decadente y que es muy triste saber que ya nada más está cumpliendo con asistir.

Ahora que se le reclamó al maestro de los maltratos, él les dijo a los padres y madres que eran golpes de cariño, pero que no eran golpes firmes.

No se permite que los niños salgan al baño, mucho menos que coman antes del recreo, a pesar de que algunos vayan enfermos, por ejemplo, con diarrea, o lleguen a la escuela en ayunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: