Desde 1985 no se aplica “revalidación” en licencias

H. Zitácuaro, Mich. – José Trinidad Pérez Hernández, estudió la carrera de Contador Privado en la Escuela Bancaria y Comercial en la Ciudad de México, en Reforma No. 202, se especializó en la defensa fiscal y ha defendido a contribuyentes desde 1985 hasta la fecha.

Pérez Hernández laboró para la empresa “Grupo Modelo” durante 32 años, a raíz de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público firmó un convenio de “adhesión fiscal” con el estado de Michoacán, mismo en el que quedó derogado el cobro de la revalidación de licencias municipales, tanto de giros rojos como de giros blancos.

El primer gobierno que le tocó iniciar con dicho convenio, fue con el de Cenobio Contreras Esquivel, entonces alcalde de esta ciudad, subrayó el entrevistado.

“Es indiscutible que la tesorería municipal tiene sus fundamentos, pero es también cierto que existe una jurisprudencia que menciona que, cuando la ley es federal, emanada de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tiene supremacía sobre leyes y reglamentos municipales”, explicó.

“Esa es nuestra base. Así que está bien normado que la supremacía en la ley de coordinación fiscal, por emanar de la Constitución, hace que las leyes y reglamentos municipales no tengan aplicación”, recalcó.

Destacó que en la época de los ochentas hubo una etapa de terrorismo fiscal, “similar a la que está en la actualidad”, con lo cual están padeciendo los contribuyentes estas prácticas.

“Tuvimos que recurrir a autoridades superiores y obtuvimos de la tesorería general del estado una resolución, en la que muy claro les comunican a los presidentes municipales que, a partir del primero de enero de 1985, quedan suspendidos los cobros; entre otros, por concepto de revalidación de licencias municipales, tanto de giros rojos como giros blancos”, recordó.

“Al celebrarse el convenio entre el estado de Michoacán con la SHCP, el Estado se comprometió a no cobrar derechos, pero en compensación recibe participaciones de la recaudación de los impuestos federales que contribuimos todos los contribuyentes; entonces, cobrar revalidación es duplicar. Ahí está otra de las fallas de los ayuntamientos”, precisó.

“Hay procedimientos legales que casi ningún contador y pocos abogados los aplican, debido a que están de parte de la autoridad. Pero, concretamente en esto que hemos manejado, de las licencias municipales revalidadas, si se trata de giros blancos, la ley de ingresos del municipio de Zitácuaro, para el ejercicio fiscal 2019 y anteriores, no contempla ningún pago para los giros blancos”.

“Nos sirve de base del artículo 11 de del código fiscal municipal del estado de Michoacán, que dice que ninguna contribución podrá cobrarse si no está en la ley de ingresos o en la ley posterior a ella”, mencionó.

“Ese nuestro fundamento, esa es nuestra base, nada más es cuestión de defenderse y pelear hasta donde sea necesario”.

“He defendido estos principios desde el primero de enero de 1985 hasta la fecha y gracias a Dios he tenido éxito, a excepción en revalidaciones 2019, que contempla giros blancos y rojos, porque no han entregado las licencias”, expresó.

El cobro de licencias se ha incrementado de tal manera que ha habido épocas en las que se ha ejercido una especie de terrorismo, bajo el lema de “sino pagas la cantidad que yo te asigno, te vamos a clausurar” y en esa forma los presionan y les hacen cobros ilegales, puntualizó Trinidad Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *