Detenido en barandilla falleció a causa de los golpes de la policía

— Familiares narran los hechos, entrevista con la esposa

— No fue detenido por el alcoholímetro

— Existen irregularidades en el certificado de defunción

— Médico forense explicó que falleció luego de consumir una coca cola de tres litros

— El fallecido ingresó a barandilla con una coca cola  y una garrafina de alcohol

— Policías amenazaron a los testigos que presenciaron los golpes

— Familiares exigen justicia y castigo a los culpables

— Supuestamente tres policías fueron ya dados de baja por los acontecimientos

— En la presidencia les pidieron dejar así las cosas, “no quieren escándalos”

— Se molestaron por la queja que derechos humanos abrió de oficio

Zitácuaro, Mich. El ahora occiso había sido ingresado por una falta administrativa, más tarde el presunto infractor fue localizado muerto en el interior de una de las celdas de barandilla; por lo que el cadáver fue trasladado al anfiteatro local, donde una vez que se le practicó la necro cirugía se determinó que la causa de la muerte fue asfixia mecánica por bronco aspiración, según el dato oficial de la PGJE. Del fallecido se ignoran sus generales y su edad, también se desconoce cómo se originó su detención. Fuentes policiales manifestaron que habría perdido la existencia precisamente al bronco aspirar después de vomitar, pues aseveraron que estaba bajo los influjos de las bebidas etílicas.

Fue la información que difundió la PGJE con respecto al hombre que falleció el pasado día 10 de abril en la barandilla de la policía municipal; sin embargo, para su esposa y familiares, la muerte de Juan (omitimos su nombre completo, por respeto a sus familiares), aún no ha quedado clara y exigen una investigación a fondo, hasta dar con los responsables. Denunciaron varias irregularidades, tanto de la procuraduría como de la policía municipal.

En entrevista exclusiva para El Despertar la esposa y la cuñada de Juan narraron los últimos momentos de vida y el difícil trance que pasaron al enterarse de la muerte de su familiar, según lo narrado por testigos, a manos de la policía municipal.

Juan era un hombre de 40 años, de oficio panadero, dejó dos hijos de 11 y 7 años. Falleció, según la versión de las autoridades, por bronco aspiración. Pero sus familiares no creen esta versión y lo confirman con lo narrado por sus compañeros, que fueron detenidos junto con Juan, quienes aseguran que este falleció a causa de los golpes propinados por los policías municipales, durante su detención y estancia en la barandilla.

La esposa de Juan, de nombre Mayra, refirió a este semanario que su esposo fue detenido el pasado 9 de abril, alrededor de las 3 de la tarde, cuando se encontraba en compañía de varios amigos ingiriendo bebidas embriagantes, en un terreno baldío cerca de la central camionera. “Dicen los que estaban con él que llegó la policía y los detuvieron y que desde ese momento empezaron a golpearlo a él. Se lo llevaron a la borracha, donde continuaron pegándole”.

“La detención se llevó acabo alrededor de las tres de la tarde, al momento no me enteré que se lo habían llevado, a mí me avisan casi a las cuatro de la mañana, fueron los de la procu a mi domicilio en dos carros particulares, uno de color blanco y uno amarillo,  me dijeron que había un problema con mi esposo, les dije que que problema y nada más me respondieron llévese los papeles de su esposo y vaya a la procuraduría”.

Al llegar a la procuraduría Mayra fue abordada por un policía, quien la dirigió hacia el estacionamiento y le comunicó que su esposo había muerto. “Mi reacción fue decirle ¿cómo que está muerto? –Sí, no sabemos si lo golpearon los policías o se golpearon entre ellos mismos los detenidos-” contestó el policía.

“Me hicieron unas preguntas, me pasaron con una licenciada, quien me preguntó si quería yo levantar cargos contra alguien, respondí que sí, contra la persona que resulte responsable. Inmediatamente después me llevaron a reconocer a mi esposo”.

“Cuando yo lo vi ya estaba bañado, ya estaba abierto, pero sin ningún rastro de sangre y yo me quedé impactada. El doctor me preguntó si le veía golpes, yo le contesté que él traía las rodillas golpeadas de una pelea que había tenido días antes y un pequeño rasguño en el labio”.

Luego que Mayra reconoció el cuerpo de su esposo, fue informada por otro policía que si ya no tenía nada que hacer se retirara o esperara que fueran las 10 de la mañana para que le entregaran el cuerpo; no obstante los familiares de Juan recibieron el cadáver hasta las tres de la tarde y el doctor les dijo que debían enterrarlo de inmediato, situación que comenzó a levantar sospechas de sus familiares.

Testigos fueron amenazados, señalan que policías golpearon al occiso.

Los familiares de Juan con el paso de los días han recibido muestras de apoyo de las personas que fueron detenidas junto con él, contaron a este medio que fueron amenazados para que no dijeran nada sobre lo sucedido. “Uno de ellos, cuando estábamos en la procu, estaba sentado y yo le pregunté qué había pasado; él me dijo, lo que pasa es que lo golpearon los policías en la borracha y nos amenazaron para que no dijéramos nada”.

Las personas que fueron detenidas junto con el hoy occiso narraron a la familia los últimos momentos de Juan dentro de la barandilla, al ver que su compañero no se movía comenzaron a golpear la puerta de la barandilla solicitando ayuda, “porque se sentía mal, pero ni cuenta se dieron que ya estaba muerto. Cuando llegaron los policías el cuerpo ya tenía lagrimas, pero eran de sangre”.

“La muerte de mi esposo fue a consecuencia de los golpes que le dio la policía, porque él no se quejaba de nada, se acababa de realizar unos estudios y salió bien de todo. La última vez que yo lo vi estaba bien”.

La causa de muerte que dio la procuraduría no deja satisfecha a la esposa ni a sus familiares por los testimonios de las personas, así como lo que dijo el médico forense que realizó la autopsia.

“Me enseñaron una foto de una coca cola de tres litros al lado del cuerpo de mi esposo, el doctor me explicó que se la había tomado toda y por el grado de alcoholismo que llevaba se había vomitado y había muerto, por eso su ropa tenía esa mancha negra. Yo le pregunté a uno de los que detuvieron junto con mi marido si ellos llevaban la coca, me contestó que no. También el doctor me dijo que mi esposo había ingresado a la barandilla con una botella de alcohol”.

Las personas que cometen una infracción y son remetidas a la barandilla, antes de ingresar son despojadas de todas sus pertenencias de valor, así como de objetos que puedan servir para causar algún daño a la salud.

Irregularidades en el certificado de defunción.

La muerte de Juan, según el boletín oficial, se dio durante la madrugada del día domingo 10 de abril, sin embargo el certificado de defunción señala como hora de muerte de la persona las 09:45 horas del día 09 de abril del 2016; no coinciden las fechas, ni de las autoridades, ni de los testimonios de los testigos; la esposa dice haberlo visto por última vez el día sábado 9 a las 9 de la mañana en perfecto estado de salud y los testigos aseguran haber sido detenidos cerca de las 3 de la tarde.

En el certificado de defunción se comprueba que Juan no tuvo asistencia medica durante la enfermedad o lesión antes de la muerte, que fue a causa de asfixia mecánica por bronco aspiración de contenido gástrico; así mismo, quien levantó el certificado de defunción en el apartado que refiere si la persona murió accidentalmente o violentamente, marcó con una cruz la opción se ignora.

Familiares exigen justicia y castigo para los culpables.

“Exigimos Justicia. La verdad yo voy a llegar hasta las últimas consecuencias para esclarecer la muerte de mi esposo, el presidente me puede decir una cosa, el forense me dijo otra cosa, pero no estoy conforme”.

La esposa de Juan solicita el apoyo de las autoridades competentes, “no para mi, si no para mis hijos, una pensión, un apoyo, porque nosotros trabajábamos haciendo pan, yo lo hacía y él se iba a vender”.

“En presidencia nos dijeron que no le movamos, se molestaron por la queja en derechos humanos”.

“En presidencia nos dijeron que ya dejemos en sus manos la investigación, porque a ellos es a quien más les interesa. En su momento nos dieron un vale para la caja, le dieron 500 pesos a la familia de su marido”.

“Yo le comenté a la secretaria del presidente, Nadia Carmona, que nosotros íbamos a tocar puertas, a todos los partidos para que nos apoyen y nos dijo ella no, porque están ustedes con nosotros. Le dije a mi hermana se le venció la renta y ya no tiene para darle de comer a sus hijos”.

“Si ahorita viene la señorita Gina Herrera y les ofrece 200 o 300 pesos recíbaselos, solicite apoyos y ayuda, la vamos a inscribir en todos los programas que haya”, “me respondió su secretaria, le comenté incluso uno de sus hijos ya dejó de estudiar por la falta de recursos y nos dijo lo vamos a meter a las becas”.

“Están manejando un panorama muy amplio para la familia, pero que no toquemos otras puertas”, expresó una cuñada de Juan.

La esposa de Juan indicó que aún no reciben nada de lo que la secretaria les dijo que harían las autoridades municipales, “yo ya fui al DIF, me dijeron que me iban a dar un seguro de madre soltera, pero que esperáramos su llamada, hasta el momento no lo han hecho”.

Como hace una semana se lo informamos en este mismo espacio, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos abrió una queja de oficio, luego de los lamentables acontecimientos, por esta razón la secretaria del presidente municipal regañó a la esposa del hoy occiso. “La secretaria me dijo” “¿sabe que ya nos llegó una demanda de derechos humanos? le dije que no fuera a ningún lado, ya ni le muevan”. “Lo que ellos no quieren es alboroto”, dijo Mayra.

Tres policías involucrados fueron supuestamente dados de baja

Un tío de la víctima es policía municipal, quien comentó a la familia que los tres policías que golpearon al hoy finado ya fueron dados de baja de la corporación.

“El comandante les dijo que dentro de la corporación no importaba si la persona fallecida tenia familiares que trabajaran en la policía, que eso valía gorro”, mencionó la esposa de Juan al referirse a lo que su familiar les comentó.

“Uno de los testigos nos dijo estoy a su disposición, yo declaro. Le hable a su tío y me dijo estoy trabajando en un retén en San Felipe, luego te busco y no lo ha hecho. Me dijo ¿qué te ganas con saber sus nombres, que los corran? Nosotros pedimos que no quede impune, no mataron a un animal y que nos den una despensa y todo quede así, exigimos justicia”. Finalizaron.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *