Discriminación en el hospital regional 

Asegura vecino de Crescencio Morales.

Por: Gabriel Gómez Rodríguezf

H. Zitácuaro, Mich. – Vecino la tenencia de Crescencio Morales sostiene que ha recibido buena atención del personal médico, sin embargo, guardias de seguridad y personal de ventanilla discriminan y rechazan a la gente del campo. “El hospital nos ha tratado bien, la única molestia o inconformidad es en la parte de afuera, donde al momento entrar o pedir alguna respuesta de cómo están tratando a nuestros pacientes adentro, actúan con prepotencia”.

El denunciante no quiso proporcionar sus datos personales, pero expuso que antes de llegar a esta clínica no esperaba esa actitud racista. “Cómo que se portan de una manera agresiva, los policías son groseros. Las personas que están en las ventanillas o en el pase principal, debido a que les preguntas y te dicen: no, yo no sé”.

“No puedes pasar con esto… pues está uno con la necesidad de los familiares de que nos preocupamos y queremos pasar, queremos saber cómo están”.

“Ellos te contestan de una manera prepotente. Tal es la forma de que se expresan éstos servidores públicos. Porque son servidores públicos y a ellos les pagan para que estén atendiéndonos. Entonces esa es mi inconformidad, es mi molestia”.

“Si por ejemplo le pregunto: oiga, desde hace rato me dicen que mi paciente ya está y porqué ustedes me dicen que no.Me dicen, es que nosotros no sabemos, a nosotros no nos han dicho de allá arriba. Mientras ellos están ahí platicando”.

“Nada más porque vienen otras personas y con ellas se portan muy amables y sí pásenle, 5 minutos a cada quien y mientras que uno que lleva días esperando a sus familiares no nos quieren atender”.

Por si fuera poco, tampoco les permiten sentarse en la sala de espera para poder descansar o estirar los pies. Un servidor público no debe tratar así a las personas o a sus pacientes.

De igual manera expresó que tuvo contacto con un familiar que llegó al Hospital General para pedir atención a su proceso de parto. No la quisieron atender, porque tenía pocas contracciones, entonces le dieron largas y largas a la mujer embarazada y lo único que pudo hacer la fémina fue soltar lágrimas.

Posteriormente le dieron nuevamente una cita por la mañana y luego otra más por tarde, fueron 3 a 4 visitas al nosocomio.Hasta que finalmente tomó la decisión de acudir a un médico particular, donde le tuvieron que practicar cesárea, ya que sentía que su bebe no tenía movimiento.

Le cobró el doctor la cantidad de 17 mil pesos, puesto que lavida del bebé estaba en peligro. Finalmente la madre y su pequeño están vivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: