Dulces de Zitácuaro compiten en el mercado nacional


-Son elaborados de manera artesanal desde hace varias décadas.
-Han permanecido en el gusto de la gente por su sabor y calidad.
Por: Gabriel Gómez Rodríguez
H. Zitácuaro, Mich. – Francisco Castañeda Vega es vendedor de dulces desde que tenía corta edad,
al ayudarle a su padre a elaborarlos aprendió las recetas. Sus dulces han sido probados por varias
generaciones, su sabor y calidad son únicos.
En entrevista con “El Despertar” expresó que desde pequeño, entre los 6 y 9 años, ya se dedicaba
a la preparación, gracias al conocimiento que le trasmitió su padre J. Guadalupe Castañeda
Garcilazo.
Recordó que su progenitor era originario del municipio de Jungapeo, un hombre dedicado al
campo y considerado un revolucionario de las fuerzas del sur, con el general Benigno Serrato.
Retomando el tema de la preparación de dulces, indicó que en comparación de quienes elaboran
la tradicional conserva, su proceso es más prolongado.
Al final sus clientes siempre regresan a su negocio, pues conocen de su preparación artesanal.
Don Francisco se muestra orgulloso de sus productos, porque los elabora con sus propias manos.
Su negocio se encuentra a espaldas de la Iglesia de Los Remedios, sobre la calle de Morelos sur,
entre Ocampo y Allende.
Informó que hay comerciantes que traen dulces de otras ciudades, como la capital michoacana,
Morelia o la Ciudad de México y que él puede competir con cualquier mercado de dulces que se
encuentren en México, pues a sus dulces les da el tiempo requerido y utiliza los ingredientes
adecuados.
Por lo general no se requieren conservadores, a excepción de las cocadas, para que tomen ese
color que las distingue.
En su establecimiento tiene una gran diversidad de productos, entre ellos la oblea, la cual contiene
semillas doradas, misma que lleva por nombre quesadillas u obleas.
Está también el popular pirulí, que es una paleta de dulce. Muchas personas se sorprenden con
esos productos, que ya varias generaciones de familias lo han disfrutado. El pirulí está elaborado
con azúcar y al probarlos son una delicia.

Los muéganos se elaboran con harina y canela. Los nidos, se fabrican con miel, azúcar, amaranto,
nueces y ajonjolí. La palanqueta de girasol con miel. Está también la de cacahuate, que es parecida
a una tortilla, lleva pepitas, amaranto y ajonjolí. Hay otras hechas con pura nuez y miel.
No podían faltar las tradicionales alegrías, mismas que llevan únicamente miel, también las hay
acompañadas con nuez o pasas.
Hay almendras garapiñadas, las cuales están siempre tostaditas y crujientes. Además de otros
productos que están cristalizados, entre ellos el camote, la calabaza y el chilacayote.
En la lista también figuran los macarrones, que son conocidos como lechitas, las cocadas, los
tarugos, dulces de tamarindo, por mencionar algunos ejemplos. Todos ellos confeccionados con
mucho esmero, dedicación y cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: