Ejidatarios temen quedarse sin agua por culpa de Senador de la República

Desde hace días vigilan que no siga extrayendo el vital líquido de sus canales

Zitácuaro, Mich., a 16 de febrero de 2017.- Ejidatarios de Jungapeo y Zitácuaro se han organizado para defender el agua de sus comunidades, ante la extracción que realiza del vital líquido de canales y ríos el Senador de la República J. Ascensión Orihuela Bárcenas. Vigilan día y noche, desde hace una semana, para que el legislador no bombee agua a su predio, pues temen que en la temporada de estiaje carezcan de agua para regar sus huertas.

El pasado miércoles, personal de la fiscalía regional y CONAGUA se presentaron en “La Finca”, propiedad del Senador de la República, pues un centenar de ejidatarios de La Mora, La Florida, del municipio de Jungapeo y La Cortina, Coyota, Las Majadas, de este municipio, se encontraban resguardando el canal y el río que pasa por un costado de la propiedad, con el objetivo de impedir que los trabajadores del Senador obtuvieran agua para regar sus tierras sembradas de arándano.

Sin embargo, no hubo acuerdo y los ejidatarios han permanecido a orillas del canal y del río, día y noche, para impedir que el personal que trabaja para el Senador vuelva a conectar las bombas para extraer agua.

El Despertar se trasladó al lugar del conflicto y platicó con una de las autoridades ejidales presentes en la reunión con los funcionarios el pasado miércoles, quien señaló que defenderán a costa de todo lo que les pertenece: El agua para sus comunidades.

“Nos pertenece a nosotros cuidar nuestro canal, porque no queremos que agarre agua (el Senador), porque nos perjudica a muchos que tenemos plantados guayabos y si el agarra agua del canal, de La Cortina o del de La Mora o de un río, nos perjudica y por eso la gente está renuente. Los comisariados no quieren dejar que agarre agua de ahí, si ya le están dando de otra parte, pues que de ahí siga agarrando”.

El entrevistado señaló que hace 15 días se platicó con el Senador, “se comprometió delante de toda la gente que no iba a agarrar agua de la de nosotros, ya luego se fue de la reunión, no quiso bajar a donde tienen una hoya, bajó un trabajador y la gente le dijo que abriera una llave, que es del agua que viene de La Mora, se opuso, pero un ejidatario le abrió y vimos que llegaba mucha agua». Pero en esa reunión no se llegó a nada, «el Senador dijo ‘yo les prometo que no voy agarrar agua de ningún lado’, pero sí están agarrando agua de un río que va más abajo y que pertenece a la localidad de La Cortina”.

Los ejidatarios desconocen si el Senador de la República cuenta con los permisos para extraer agua de los canales o del río. “No hemos visto papeles, ellos dicen que tienen los permisos, pero una vez dijeron una cantidad de agua, después dijeron otra y así cada vez le aumentan. Eso a nosotros no nos interesa, queremos que respete su palabra. Queremos arreglar este problema con el Senador, que respete lo que es de nosotros y si las autoridades le dieron agua, que le digan de dónde la puede agarrar”.

El temor de los pobladores radica en que durante el próximo periodo de clima seco en la región, padezcan la falta de agua para regar sus huertos. “Ahorita gracias a Dios tenemos agua, pero en abril y mayo ya no llega nada de agua y es donde utilizamos la del río. Ahorita no nos alcanza el agua y si no la quita el Senador, menos nos va alcanzar”.

Por tal motivo, habitantes de los diferentes ejidos afectados, tanto del municipio de Jungapeo como de Zitácuaro, se mantienen en guardia donde está el rancho de Orihuela Bárcenas. “Ayer trajeron unos papeles y dijeron que nada más iban agarrar agua del río ocho días para que no se secara su planta, mientras ellos meterían una tubería para agarrar agua de la presa, pero la gente no aceptó, porque si agarran agua de la presa muchos productores se van a ver afectados”.

“Vamos a seguir en guardia hasta que se solucione, nosotros lo que cuidamos es el agua, no nos metemos en su propiedad, todo el día cuidamos. Antes eran otros dueños y únicamente tenían una toma de agua, había guayabos, pero cuando compró el señor Chon todos los tumbó y es muchísima agua la que usa la planta, cada tercer día riegan”, explicó el entrevistado.

Los ejidatarios no han acudido con las autoridades municipales para hacer de su conocimiento esta problemática con el Senador, pues señalan que el politico es muy poderoso y temen que algo les pueda pasar. “Él tiene modo y posiblemente ni lo escuchen a uno, pero si no se arregla nada tendremos que ir a las autoridades, porque si al rato Dios no lo quiera nos mandan unas gentes, nos acaban ahí. Pero la gente está muy unida y no van a dejar que nada malo nos pase, nos vamos a defender”.

Existe tensión y temor entre los habitantes de la zona y a pesar de que las autoridades tienen conocimiento de los hechos, ninguna autoridad policiaca ha acudido a dar rondines de vigilancia, únicamente el primer día fueron policías de Jungapeo, pero se retiraron. Los elementos de la Fiscalía también solamente están en las reuniones, pero en cuanto se terminan desaparecen.

El entrevistado no vislumbra una solución pronto, “con la gente que envía el Senador no quedamos en nada, ahorita ya nos metimos y si no nos unimos todos los ejidos vamos a perder el agua. Hay gente que tiene que estar cortando sus guayabas, pero dejan su trabajo por estar defendiendo el agua, el futuro de nuestros hijos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *