El cáncer cambió su vida

Zitácuaro. – Para Rocío, el reto más grande es estar cada día con la incertidumbre de lo que pueda pasar al día siguiente. Existir con cáncer, es el desafío que ha enfrentado por ya casi dos años. Los malos diagnósticos médicos y el desconocimiento de esta enfermedad, hoy tienen a la joven mujer al borde de perder una de sus piernas y la ayuda parece no llegar a tiempo. Esta es una historia de lucha y valor, pero a la vez de tristeza, al ver como la vida puede cambiar de un momento a otro.

La fuerza de voluntad, es aquella que lleva a pulir el alma frente a dificultades extremas, permitiéndonos valorar y entender que, lo que en verdad se disfruta en la vida es estar vivo y ser feliz. Sin embargo, esto es difícil de entender cuando la vida cambia de manera abrupta, de un momento a otro. Esto fue lo que pasó con Rocío, una joven ama de casa que se vio imposibilitada para seguir adelante, luchando por lo que más ama en esta vida: sus hijas.

Un tumor, en la rodilla de su pierna izquierda, causó daños que hasta el momento no se han podido resolver, debido a la falta de dinero para conseguir una prótesis, que le pueda ayudar a sanar lo que en la vida médica se conoce como un osteosarcoma, tumor maligno que no le fue detectado a tiempo, debido a los malos diagnósticos médicos y clínicos de los doctores que la atendieron.

Los primeros síntomas se presentaron cuando estaba embarazada: la rodilla se le hinchaba y le dolía, en la clínica de salubridad de Zitácuaro le dijeron que no se preocupara, que era normal por el embarazo y el sobrepeso que había adquirido.

Así pasaron los nueve meses de gestación, hasta que nació su pequeña, que ahora vive con su padre, porque ella no la puede atender. Una vez que dio a luz, el dolor no cedía, por lo que fue necesaria la opinión de otro médico. Finalmente, seis meses después de haberse aliviado, le informaron que tenía un tumor maligno en su rodilla, un osteosarcoma, para ser exactos.

El osteosarcoma es un tumor óseo maligno, muy poco común, que afecta principalmente a niños, adolescentes y adultos jóvenes. Este tipo de tumor se puede localizar en cualquier hueso, siendo frecuente que aparezca en la tibia y el fémur, cerca de la rodilla. Los síntomas incluyen hinchazón y dolor localizado en los huesos, generalmente. El tratamiento consiste en cirugía, quimioterapia y radioterapia.

Como se explica, existen varios tratamientos, no obstante, debido a la falta de atención oportuna y a que no le fue detectado a tiempo, el tumor creció y causó daños graves en la salud de la mujer. De escasos recursos, Rocío y su familia están desperados y la ayuda parece no llegar de manera oportuna; por eso hoy hacen un llamado urgente, para solicitar el apoyo de la sociedad y de los gobiernos, para que no abandonen a Rocío en esta lucha que enfrenta cada día.

Los doctores dieron varias opciones que no son muy alentadoras, sin embargo, existe una solución: una prótesis, con un valor de 241 mil pesos, es la que podría salvarla para que no pierda su pierna y pueda seguir adelante en la travesía para atender a sus hijas, que son lo más valioso que tiene y por las que ha trabajado incansablemente.

Una persona con cáncer, en la medida en que se va enterando, mágicamente adquiere una fuerza que le da la ley instintiva de sobrevivencia humana para luchar y dar pelea a lo que vendrá. El derecho que tiene todo ser humano para decidir qué hacer con su salud es absolutamente individual, es por ello que Rocío quiere seguir dando la batalla y no darse por vencida. Ahora sólo suplica la ayuda de todos los que quieran y puedan aportar algo para que le coloquen la prótesis. El tiempo se agota y son solo poco más de cuatro semanas antes de que el precio de esa pieza cambie y sea más alto, es la única opción, no hay más.

Hasta el cierre de esta edición, algunos grupos ciudadanos se habían comenzado a organizar para buscar la ayuda urgente que Rocío necesita. Sólo es cuestión de voluntad, dicen los que ya quieren apoyar esta causa. Cualquier tipo de ayuda, la pueden realizar en la calle Benedicto López norte 167 A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: