El nombre correcto es Ignacio Rayón: investigador zitacuarense

H. Zitácuaro, Mich. – Para el autor de la revista “Semblanza al Lic. Ignacio Rayón”, José Carlos Avilés Becerril, hubo errores en la transcripción de los apellidos de los hermanos Rayón y datan del año de 1814.

En su investigación documental, afirma que encontró dos descuidos en la transcripción de los apellidos de estos personajes. Uno de ellos fue en el Diario de Guerra de Ignacio Rayón, publicado por el hijo del mismo nombre: Ignacio Rayón y aparece con el nombre de Lic. Ignacio López Rayón, el día 12 de abril de 1814.

Otro error fue cometido por el secretario de la Constitución de Apatzingán, con fecha del 22 de octubre de 1814. En el escrito aparece su nombre así: Lic. D. Ignacio López Rayón.

A partir de ahí se continuó con el error en este apellido, sin que los historiadores se atrevieran a plantear su corrección.

Resaltó que en Zitácuaro se instaló el primer ensayo de gobierno del México Independiente, a través de la Suprema Junta Nacional Americana, pero precisó que no fue en la Casa de Rayón. Por lo que se trató de una mentira.

José Carlos Avilés destacó que, de acuerdo a los datos con los que cuenta, no fue el día 19 de agosto el suceso histórico, como se conoce, sino que fueron dos días después; es decir, el 21 de agosto de 1811.

Explicó que poco antes de la época de la Revolución Mexicana hasta ahí terminaba la ciudad, hasta la Casa de Rayón. Abajo ni siquiera había calles, solo había magueyeras.

Tanto Crispín Duarte Soto como Moisés Guzmán Pérez, reconocidos historiadores de esta ciudad, saben que la elección, la junta o las juntas de cabildo se hacían en la sala capitular. Y éstas se encontraban en los conventos.

Entonces -manifestó- surge la pregunta: “¿Había conventos? La respuesta es sí. Había el convento de los Franciscanos y se encontraba a un lado de la parroquia principal”.

En lo que se conocía como el “Café Desires” y toda esa manzana que llegaba hasta el hotel conocido como “Aguilar”, ahí se encontraba el inmueble de los franciscanos y esta sala capitular fue el sitio donde se llevó acabo la Junta de Zitácuaro, así como la instalación de la SJNA.

Avilés Becerril, al escribir la semblanza al licenciado Ignacio Rayón, hace una exhortación en la que él llama “propuesta-petición” para el rescate de los restos mortales de Rayón y que, a través de un previo estudio científico-pericial, amparado por el INAH, sus restos sean trasladados a la columna de la Independencia en la Ciudad de México, en la Casa museo de Tlalpujahua o en esta ciudad, de Zitácuaro.

Entre estos sitios se menciona a la Casa de Rayón, ubicada en la esquina de Guadalupe Victoria y Rayón o en el mismo Cerrito de la Independencia.

Añadió el investigador zitacuarense, que próximamente estará en los patios de la presidencia municipal, para realizar una charla sobre estos importantes acontecimientos que rodean la fecha de la SJNA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *