EL PRD QUE QUEREMOS, EL PRD QUE MÉXICO NECESITA

Adrián López Solís
Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso de Michoacán.

Los próximos 17 y 18 de noviembre el Partido de la Revolución Democrática realizará con carácter de extraordinario su XV Congreso Nacional. Este Congreso se realiza después de una de las jornadas electorales federales donde el PRD tuvo uno de sus saldo más negativo de su poca historia. En el PRD estamos obligados a hacer de esta crisis una oportunidad y darle a nuestra militancia el partido que queremos y a México el PRD que necesita.

Es importante recordar que en su fundación cada afluente política aportó para definir el perfil y programa del Partido de la Revolución Democrática, atinando a que no se debía anteponer su propia visión sino aportar a la solución a los problemas del país y del mundo, con la convicción de que el proyecto alternativo naciente debería aportar respuestas, vinieran estas de las fuerzas políticas a las que representaran o de las voces democráticas de la sociedad. Esta riqueza de visiones dio rumbo a la ruta por la lucha por la democratización, la legalidad de la República, el fortalecimiento del federalismo y la reivindicación de los derechos sociales universales en México.

En el próximo Congreso la deliberación del los temas agendados para el próximo fin de semana no debiera quedarse sólo en la formalidad de dar cumplimiento a una resolución judicial que obliga a realizar elecciones de dirigencias nacional, estatales y municipales; este Congreso debe ser también la mejor ocasión para que en consecuencia y congruencia democrática se discuta el perfil, estrategia, y postura ideológica y programática del PRD del Siglo XXI, escuchando y hablando hacia fuera, hacía la sociedad.

Este XV Congreso debe definir la postura que ha de tener el PRD con el gobierno encabezado por López Obrador, aunque no debe ser el único tema estratégico, sería un error ser oposición sin alternativa. Debemos reivindicar nuestro bagaje de aportaciones de políticas públicas enfocadas al equilibrio entre poderes, al combate a las desigualdades sociales, a la tolerancia y respeto a la pluralidad, a la promoción y respecto a Derechos Humanos, al incremento a salarios y desarrollo económico sostenible, al combate a la desigualdad e injusticia, al combate a la corrupción y la garantía de seguridad de las personas.

A nivel interno son muchas las definiciones que debemos tomar, estas marcarán el futuro que como organización política tengamos en los próximos años. Es un error pensar que repitiendo métodos cambiaremos a la sociedad que mayoritariamente votó por otras opciones diferentes a la nuestra, reconstruir y transforma al PRD sin cambiar métodos de control interno y definición de dirigencias y candidaturas ya no es la solución, debemos darle fuerza a la opinión de la sociedad, la militancia, dirigentes municipales y estatales; el partido debe ser instrumento de la sociedad y la militancia, lo que significa quitar el monopolio de la afiliación y definición de la candidaturas a la mesa de corrientes, recuperar la política de apertura e invertir la pirámide de decisiones.

Del próximo Congreo debemos de salir unidos, debemos ser uno solo; la militancia debe ser escuchada, sin ellos no se puede hablar de democracia interna; se debe atender a la sociedad, representar sus intereses, alzar la voz en sus demandas, ello dará herramientas para poder ser una oposición responsable y objetiva; y de manera especial, se debe tomar en cuenta a los jóvenes, no podemos ausentarnos de las ideas y proyectos de las nuevas generaciones, son fundamentales para rediseñar y relanzar al PRD.

Un elemento que no podemos dejar pasar por alto es la relación que surge del binomio PRD y Michoacán. En Michoacán nace el PRD, es en este lugar donde se fraguó y se estructuró ideológica y programáticamente la izquierda política que el país requería, proyecto al que se sumaron mujeres y hombres de todo el país interesados por lograr el anhelo democrático, la igualdad y la justicia social.
En esta nueva coyuntura partidaria Michoacán, su militancia, su gobierno encabezado por el Ing. Silvano Aureoles Conejo, junto con sus diputadas y diputados locales y legisladores federales estamos llamados a desempeñar un rol fundamental. Esta es una oportunidad para demostrar con humildad, trabajo y compromiso la renovación, que desde adentro nuestro partido necesita.

Es evidente, el PRD debe seguir existiendo para los mexicanos, el Sol Azteca debe seguir saliendo para todos y tendrá que ser nuevamente la esperanza de las y los mexicanos, por tal motivo es necesario un PRD que atienda los anhelos, las necesidades y demandas de los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *