En La Central se rehúsan a usar mascarillas

En La Central se rehúsan a usar mascarillas


-Desde propietarios de establecimientos, compradores, vendedores, diableros, bodegueros, hasta amas de casa.

H. Zitácuaro, Mich. – La zona comercial de La Central es ampliamente conocida en la ciudad y en otros estados de la república mexicana, ya que es ahí el punto de reunión donde miles de vendedores y compradores realizan sus actividades comerciales. No obstante que el número contagios ha incrementado notablemente, todavía hay quiénes se rehúsan a utilizar esta protección elemental para prevenir el Coronavirus.
Desde propietarios de establecimientos, compradores, vendedores, diableros, bodegueros hasta amas de casa, se pudo observar el medio día de este jueves 7 de enero, que muchos de ellos ni siquiera portaban la mascarilla, sin la cual, de acuerdo a expertos en salud pública, existe un alto riesgo de contagio.
Amas de casa, que llevaban a sus hijos pequeños de la mano, ni siquiera se preocuparon porque al salir de casa llevarán el cubre bocas puesto los menores.
Había también en esta zona algunos llamados “cubeteros”, que quizás se habían cansado de utilizar el cubre bocas durante la mañana y por ello esta protección habría sido guardada.
Lo cierto, es que muchos de los asistentes mantenían una postura de relajamiento, pese a que en el municipio los contagios no han cesado y, por el contrario, el riesgo pareciera que seguirá presente por varios meses más.
En un recorrido que hiciera “El Despertar” para observar el comportamiento de la población, en cuanto a la portación de esta mascarilla, había diableros y descargadores de mercancías que no les importa utilizar esta medida preventiva. Lo mismo que algunos vendedores, entre ellos padres y madres de familia, con sus hijos que no procuraban traer puesto el cubre bocas.
También por esta zona había algunos motociclistas que ni casco ni cubre bocas portaban. Así de relajadas estuvieron las medidas en días recientes, como si nada ocurriera. Algunos que sí utilizaban esta mascarilla, había quiénes la tenían mal puesta, únicamente les cubría la boca, pero no la nariz.
En una de las imágenes captadas por este medio de comunicación, se puede observar a una madre con su pequeña hija, la menor expresa una sonrisa, mientras que la madre muestra un semblante de preocupación; ya que, más de la mitad de sus productos este día no los pudo vender.
Ambas se encuentran protegidas por un paraguas para evitar el paso de los rayos del sol, en su puesto hay chiles manzanos y aguacates, algunos botes se encuentran vacíos. Sin embargo, este día las ventas han resultados bajas para madre e hija y otros comerciantes “cubeteros”.
Ya que muchos de los padres y madres de familia tuvieron que desembolsar en la compra de juguetes a la llegada de Los Reyes Magos y el dinero escaseó en los bolsillos.
El exhorto continúa por parte de las autoridades sanitarias, de no bajar la guardia, tanto para comerciantes como para compradores de La Central, donde se pudo corroborar que no había alguna autoridad sanitaria, como Guardianes de la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *