“Es una revisión de rutina joven”

-SSP municipal no cesa revisiones arbitrarias.

Zitácuaro. – Las revisiones y detenciones arbitrarias se han vuelto prácticas cotidianas en la ciudad de Zitácuaro y municipios cercanos, la manera de vestir se ha convertido en motivo para ser sospechoso de haber cometido un ilícito o una falta administrativa. Cientos de ciudadanos han experimentado en carne propia lo que es dar una “vueltecita” en una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública de este municipio o de la Policía Michoacán.

A pesar de que en varias ocasiones se han dado a conocer estas irregularidades, donde los elementos policiacos detienen a las personas por su manera de vestir, para esculcarles sus pertenencias e interrogarlos de: “¿Dónde está la mota o el cristal? Estas revisiones no han cesado, incluso parecen haber aumentado, sin que se ponga un alto a estas ilegalidades.

Como una “estrategia” de prevención del delito, los elementos policiacos revisan y detienen a personas que en otras ocasiones han cometido algún tipo de ilícito. El inconveniente, es que, en muchas de estas ocasiones, son detenidos sin que hayan sido sorprendidos en flagrancia; por lo que, horas después, quedan en libertad nuevamente. El problema no se resuelve y sólo engrosan la fila de detenidos en la barandilla que más tarde salen por falta de pruebas o por no ponerlos a disposición de la autoridad competente, al no haber una denuncia.

No obstante, de “su técnica” para prevenir el delito, en muchos casos se ha documentado la manera en que la policía de este municipio detiene el paso de las personas que se “ven sospechosas” por su manera de vestir para hacerles una revisión de rutina, donde terminan amedrentados e intimidados por los servidores públicos.

El Despertar cuenta con vídeos y fotografías que demuestran que, a la hora de detener a una persona para revisarlo, sólo impera la ley de los oficiales. Aunque no tengan los argumentos necesarios para detener o revisar a los individuos, esto no importa, una vez detenidos es casi seguro que irán a parar a la barandilla.

Uno de estos vídeos exhibe como el policía le dice a uno de los requeridos en la calle que lo revisará, porque le parece sospechoso. Pero que además se lo va a llevar detenido, porque: “Qué tal si cuando te deje ir te vas a robar” … es decir, el policía ya daba por hecho que el joven se iba a ir a robar en cuanto lo dejaran. La intervención de su familia impidió que fuera detenido cuando se encontraba platicando con otro amigo.

Elena, madre de familia de dos jóvenes, explica como uno de sus hijos se vio envuelto en un altercado con elementos de la policía. Ambos jóvenes caminaban sobre el libramiento, a la salida a Tuzantla, con rumbo a su domicilio, en un momento determinado fueron interceptados por dos policías que viajaban a bordo de una moto, mismos que comenzaron a inculparlos de manera directa de haberlos visto fumando marihuana.

Finalmente, la mediación de la madre de los jóvenes evitó la detención, pero el susto y la impotencia de ser señalados como drogadictos les dejó un mal sabor de boca, afirman.

Hace unas semanas, pudimos constatar como elementos que hacían su rondín por el primer cuadro de la ciudad detuvieron a una persona que caminaba de poniente a oriente.

Al verlo prácticamente se abalanzaron sobre él y comenzaron a revisarlo, su mochila no guardaba nada más que unos cuantos trapos sucios. Aun así, fue detenido bajo un aparatoso dispositivo, al que se unieron al menos dos camionetas y motos, además de policías que llegaron corriendo al lugar, como si se tratara de un peligroso malhechor, dieron una demostración de cómo se combate la delincuencia en este municipio.

Este miércoles, nuevas imágenes enviadas por ciudadanos, muestran como dos camionetas de la policía interrumpieron el paso de una persona que caminaba en la calle rumbo a su trabajo, para hacerle “una revisión joven” ¿La sospecha? Vestir de manera humilde y portar un pañuelo en la cabeza; es decir, la manera de vestir de una persona basta para que la policía sospeche y “eviten los delitos” llevándose detenidos a las personas que sufren una revisión, aunque no sean culpables o sorprendidos en flagrancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *