Exitosa presentación del libro “Toribio Patoltzin Ahuelican”

xitosa presentación del libro “Toribio Patoltzin Ahuelican”
-Del escritor guerrerense Juan Sánchez Andraka.
Por: Marina Vilchis Herrera.
H. Zitácuaro, Michoacán, noviembre 30 del 2021. – El día de hoy, se llevó a cabo la exitosa presentación del más reciente libro publicado por el escritor Juan Sánchez Andraka. El evento, que concentró a decenas de zitacuarenses amantes de la lectura, se llevó a cabo en “Temazcales del Sol”, ubicado en Cañada Paraíso del Sol, en El Naranjo. Obra que fue presentada por la también escritora Jaqueline Sellan Bodin, Tayde González Arias y Pedro Salinas Solache anfitrión del lugar.
La opinión de la escritora Jaqueline Sellan sobre el libro fue que le hizo recordar su infancia, los recuerdos de su lugar de origen y ver cómo ha cambiado al pasar de los años, la nostalgia que provoca revivir esos momentos. Dijo que es como narrar la historia de una persona que vive en un lugar que ya no es el mismo, donde el mundo a cambiando rápidamente y la globalización ha puesto en extinción nuestras costumbres, lenguas, tradiciones.
Por su parte, el Maestro Tayde González Arias comentó que la historia de Toribio Patoltzin le recuerda toda la discriminación que existe por las personas, aún hoy en día, hacia los indígenas y como ha afectado, a tal modo que han dejado de trasmitirles su lengua, como es el náhuatl, por temor a que sean rechazados por su forma de hablar y vestir. Se tenía el estigma de que ser indígena y la barrera del lenguaje tenía un modo de desigualdad social y que las personas fueran excluidas en la iglesia, al igual que en los diferentes ámbitos sociales.
El autor del libro, Juan Sánchez Andraka, es una persona de 83 años de edad, un hombre sencillo, espiritual, sensible, rebelde, frontal, quien nos narra a través de “Toribio Patoltzin Ahuelican” como se dividía a las personas por su lengua, vestimenta y apariencia y como Toribio Patoltzin es una persona brillante, orgulloso de sus raíces y de su idioma, explica que los avances tecnológicos han acelerado la pérdida de las lengua, vestimenta tradicional, de la organización social y la unidad, como los gobiernos entregan regalos, apoyos personales y convierten a los habitantes de un lugar en personas que piden con frecuencia e importunidad cosas, y como surge la corrupción y la violencia, es un testimonio real en una novela de lo que ha ocurrido en los pueblos indígenas de México.
En entrevista para “El Despertar”, Juan Sánchez Andraca manifestó que es el libro más reciente de todas sus obras publicadas, la “Toribio Patoltzin Ahuelican”. Calificó de fracaso que la lectura no se promueva en las escuelas, ya que presentan problemas educativos y después de tantos años continúa vigente y lo que él pretende a través de sus obras, es representar la realidad que se vive.
Indicó que uno de sus maestros le dijo que cuando fuera escritor debía de prepararse para la soledad, la incomprensión, las carencias y que tenía que ser honesto, expresar sus sentimientos, pensamientos y convicciones, aun cuando vaya en contra de lo que le rodea y cada uno de sus personajes opina sobre los temas que se viven actualmente. Explicó que, en una ocasión, en una de sus presentaciones, muchas personas no estuvieron de acuerdo en su forma de pensar y lo etiquetaron, pero él defiende la opinión de las personas de su generación, independientemente de lo que ahora se vive.
Sánchez Andraka narró que en los años cuarenta la mayoría de las personas de las comunidades de Chilapa, Guerrero, eran indígenas náhuatl y la mayoría vestía con calzón de manta, huaraches y sombrero de palma, entonces no los dejaban entrar al jardín central, ni sentarse en las bancas, ya que eran excluidos, al grado que los niños no les tenían respeto.
Expresó que en una ocasión una persona le dijo: “cuando un indio no se baje de la banqueta cuando uno de razón va pasando, quiere decir que ya se va perder el mundo”. Así era la discriminación.
Confesó que se enamoró de una niña indígena cuando él tenía 10 años y le dijo “buenos días a la niña” y la madre respondió que ella no le entendía, ya que no hablaba español. Recordó como en su pueblo los sacerdotes, médicos, maestros no les enseñaban a hablar español, él describe como a la edad de 8 años continúa viviendo en lugares donde solamente se hablaba náhuatl y conoció la organización de los pueblos indígenas, donde no había democracia, ya que argumentaban que la mayoría de las personas no tenían la razón y tenían a su cargo comisarios que eran los que tenían la experiencia del gobierno y eran los representantes del gobierno municipal.
Esos cargos públicos analizaban la conducta de la esposa, hijos, si tenía deudas, los servicios a su comunidad y en el ejido era presentado al pueblo a través de una asamblea y ahí se les entregaba un bastón de mando, se les decía: “te entregamos la autoridad del pueblo, porque tienes autoridad en tu casa” y porque su esposa e hijos viven de acuerdo a sus normas.
Recalcó que la palabra “pobreza” no se refería a lo material, ya que todos contaban con lo necesario y existía un respeto hacia los demás, que ahora se ha politizado y se va en promesas, las personas consumen productos chatarra, existen muchas madres solteras, “hay más niños sin padres en las comunidades indígenas, que hogares”.
Explicó cómo se perdió la lengua natal, la discriminación era tanta, que los padres ya no les enseñaban a los hijos su lenguaje, ya que era la causa de la discriminación. En ese tiempo se aprendía primero el náhuatl y después el español y como no tienen la misma estructura ni los mismos géneros, los llamaban “cuatreros”, por qué confundían la forma de hablar por la manera como se dicen las palabras en náhuatl y mezclaban las palabras.
Enfatizó que en sus 83 años no ha conocido ninguna persona mestiza que haya aprendido el náhuatl, que en muchos pueblos indígenas existen escuelas de inglés y de francés y no de náhuatl, exclamó que hay palabras anglosajonas que ya son utilizadas cotidianamente y las pocas personas que hablan náhuatl ya lo hacen de forma desproporcionada.
Además, que muchos lugares se han convertido en turísticos y la mentalidad de las personas ha ido cambiando, al grado que las personas visten de otro modo y hay valores y costumbres que deben preservarse, a pesar del desarrollo y la globalización.
Por último, el autor invitó a todos los escritores a plasmar sus ideas con honestidad y a que lean más, ya que es de suma importancia conocer distintos autores y las obras que han hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *