Fiscalía hundida en la ineficacia y la corrupción

-Se evidencian tres nuevos casos de podredumbre gubernamental.

Zitácuaro. – Decenas de denuncias públicas en contra de la Fiscalía Regional de Justicia se han acumulado a lo largo de los meses. Ahora, tres nuevos casos surgen a la luz pública y los afectados han demostrado que la corrupción al interior de la dependencia alcanza límites inimaginables, donde se requiere dinero para poder ser escuchados y que la justicia llegue.

En un primer caso, se exhibe como un pequeño empresario denunció el robo de mercancía por parte de uno de sus empleados. El hurto fue descubierto gracias a un inventario que se realizó al interior del negocio, detectando faltantes importantes que afectaban la economía de los dueños del establecimiento.

Al descubrir quién era el culpable, el afectado decidió llamar a la policía para que detuvieran al responsable de los robos. El denunciante afirma que cuando el acusado fue revisado por los elementos policiacos, estos le encontraron algunos envoltorios con lo que se suponía era droga, por ello fue detenido y enviado a las instalaciones para personas infractoras.

Los hechos ocurrieron el viernes de la semana pasada, por ello, de manera inmediata decidió presentar la denuncia correspondiente para que se iniciaran los actos de investigación. No obstante, en la Fiscalía lo tuvieron esperando por más de cuatro horas, para finalmente decirle que se presentara el día domingo para recibirle la denuncia. Así lo hizo, pero tampoco fue atendido.

El comerciante agrega que le indicaron que fuera hasta el lunes para ver si ya podían recibirle la querella. Luego de esperar, le volvieron indicar que regresara a las seis de la tarde. Para ese entonces ya el tiempo había transcurrido y el detenido pudo salir libre, por no existir una denuncia que lo pudiera vincular a una investigación.

Al ver la actitud de los Ministerios Púbicos, el afectado decidió encararlos y exigir sus derechos para que le recibieran la querella, dado que era lunes y desde el viernes estaba queriendo levantar cargos por robo en contra del empleado. En un vídeo en poder de EL DESPERTAR, se puede escuchar la manera en que el ciudadano afectado es tratado y cómo finalmente, después de tanto insistir, fue atendido. Aunque ahora prefirió asesorarse con un abogado para evitar abusos.

El segundo caso, se trata de una mujer que también presentó denuncia en contra de una persona que pretende despojarla de un terreno. De acuerdo con la querella, la señora y su hija llevan años viviendo en un terreno que adquirieron de manera legal, incluso se pagó un precio extra por el paso de servidumbre.

No obstante, hace unos meses, una persona le comenzó a prohibir el paso hacía su propiedad, alegando que el terreno es de él. Para evitar que la mujer y su hija pudieran llegar hasta su domicilio, el hombre mandó poner una cerca, amenazándola con hacerle daño e insultándola de manera agresiva.

La dama decidió buscar la ayuda de las autoridades ejidales, mismas que intervinieron para tratar de arreglar el problema, pero el supuesto agresor tampoco entendió y la cerca se colocó. Al acudir a la Fiscalía para presentar la denuncia por estos hechos, sí fue atendida, pero presentarla tuvo un costo de 10 mil pesos.

Según se redacta, el dinero se distribuyó de la siguiente manera: 3 mil pesos para el perito, mil pesos para el policía ministerial, 2 mil para copias y el resto para el Ministerio Público que iba a llevar el caso.

La afectada manifiesta que, a pesar de esto, la Fiscalía no actuó en contra de la persona que intenta despojarla de su propiedad, la cual es todo su patrimonio. Añade que ha recibido constantes amenazas por parte del hombre que le cerró el paso hacía su domicilio y nada ha cambiado, sólo el abogado que contrató en un principio y tampoco le dio movimiento a su asunto.

En un tercer caso, una mujer denunció que el lunes su menor hija fue golpeada por otra persona. Sin detallar las causas de la agresión, la afectada explica que acudió hasta las instalaciones de la Fiscalía para hacer del conocimiento del Ministerio Público lo sucedido.

Luego de ser recibidas, la mujer explica que la trataron de una manera déspota. Expuso que, al explicarles el motivo de su presencia en la Fiscalía, una Ministerio Público, de manera prepotente, la sacó de la oficina, indicándole que sólo la menor de edad podía estar adentro para tomarle su declaración; es decir, la mamá no podía acompañar a su hija, pero no le explicaron por qué.

En dos de estos casos, la dilación para recibir las denuncias han sido factor clave para que las personas detenidas salgan en libertad, sin que se investiguen los hechos por los que son denunciados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *