Fiscalía legitima delitos imaginarios

Zitácuaro. – Otro posible acto de irregularidad se dio dentro de la Fiscalía Regional de Justicia, con sede en esta ciudad, por haber recibido una denuncia con datos falsos, que fueron proporcionados por el denunciante y su abogado, quienes presentaron la querella por el supuesto robo de un autobús, aun sabiendo que existía un contrato de compra-venta por el automotor.

Con frecuencia la Fiscalía Regional de Justicia de Zitácuaro se ha visto envuelta en diversos escándalos, luego que de manera abrumadora los ministerios públicos procesan delitos que al final se comprueba son falsos o inventados. Ahora se da a conocer otro asunto donde, en su deseo por “hacer Justicia”, se equivocaron y afectaron a algunos ciudadanos, la querella sigue su curso a pesar de que se presentaron pruebas contundentes que el autobús no fue robado.

Los hechos se derivaron de la compra de un autobús de pasajeros, en el año 2017. Tras haber firmado el contrato de compraventa, los particulares llegaron a un acuerdo, por lo que una parte del dinero se dio en efectivo y el resto se cubriría en varias mensualidades.

Por razones ajenas, el comprador no pudo cubrir en tiempo y forma los últimos pagos. Meses después intentó pagar el resto de su deuda, la cual llegaba a los 120 mil pesos, para finiquitar el acuerdo comercial; sin embargo, el vendedor y representante de Auto Transportes “Bellos”, Armando B. se negó a recibir el dinero que le adeudaban, exigiendo más dinero al comprador y alegando que ya el plazo para pagar se había vencido. Por lo tanto, tenía que hacerle una oferta “tentadora”.

Al no llegar a un acuerdo, el tiempo pasó y el vendedor seguía negándose a recibir el dinero, a menos que le diera más de lo adeudado, por lo que el comprador buscó ayuda legal para que el representante de Auto Transportes “Bellos”, recibiera el dinero. El abogado contratado también encontró una negativa por parte de Armando B.

El año pasado el comprador tuvo la oportunidad de vender el autobús a otra persona, ya que contaba con la factura y los medios legales para hacerlo. En ese lapso, tanto el comprador como el vendedor tuvieron varias conversaciones telefónicas y por vía WhatsApp, en ellas se aprecia como Armando B. le exige una mayor cantidad para poder llegar a un arreglo.

Es así que el pasado 19 de marzo le avisaron al comprador que el autobús había sido detenido en la ciudad de Toluca, por contar con reporte de robo. La unidad fue detenida dentro de un taller mecánico donde lo estaban reparando, pero en la querella decía que el camión había sido robado en la comunidad de Valle Verde, de este municipio de Zitácuaro.

En su prisa por recibir la denuncia, las autoridades de la Fiscalía no investigaron a fondo los hechos, ya que el contrato fue firmado en el año 2017 y la querella por robo se levantó el 7 de marzo de este año. Esto indica la manera dolosa en que se actuó en contra del comprador, ya que de acuerdo con su abogado la denuncia se presentó con datos falsos.

El comprador se comunicó de manera inmediata con Armando B. para saber que pasaba, obteniendo por respuesta que había decidido presentar la denuncia por robo en la Fiscalía, ya que no le habían pagado en tiempo y forma y tampoco habían tenido un arreglo económico posterior al plazo de pago.

Al revisar en la base de datos de la Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados (OCRA), se constató que efectivamente el camión tenía reporte de robo y fue detenido y asegurado por elementos de la Policía Ministerial del Estado de México y puesto a disposición de las autoridades michoacanas en esta ciudad, lo que hace pensar que ya el camión estaba siendo vigilado de cerca porque sabían el lugar exacto donde estaba.

Con datos falsos el representante de Auto Transportes “Bellos” y su representante legal formularon una querella sabiendo que existía un contrato de por medio; por lo tanto, era un tema meramente mercantil, más no penal.

Procedente de estos hechos, el comprador decidió presentar una denuncia penal en contra de quien resulte responsable, ya que pudo acreditar que el dinero se le intentó pagar al señor Armando B. y este se negó a recibirlo, además de que existe un contrato entre ambas partes.

Los mensajes WhatsApp, en poder de este medio informativo, demuestran que Armando B. le exigía la cantidad de 208 mil pesos para poder llegar a un acuerdo y le fuera entregado el autobús.  En uno de esos mensajes le dice al comprador que los 120 mil que le debe, no le alcanza para “repartir” y pagar a su abogado, dejando la duda a que se refiere cuando dice “repartir”.

En otra parte de la conversación, Armando B. le dice al afectado que si quiere ponerse al corriente le pude recibir un “carrito” de bajo costo para que queden a mano. El carrito que le pedía era una camioneta Toyota y la otra parte en efectivo, de lo contrario seguiría adelante con su asunto.

Ahora existe una denuncia penal en contra del representante de Auto Transportes “Bellos”, por ejercicio ilegal del propio derecho, falsedad de declaración ante la autoridad y los que resulten, en agravio del comprador y su patrimonio, a efecto de que se investiguen y se ejerza acción penal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *