Habitantes de Nicolas Romero no confían en las autoridades

Zitácuaro. – A pesar que se anunció, que los trabajos del derribo de árboles en el predio conocido como La Presa fueron suspendidos, los habitantes dicen no confiar en las autoridades. Ya que el documento que les fue enviado no está claro, por tal motivo decidieron formar una comisión de 40 personas para acudir a la Conafor (Comisión Nacional Forestal) y confirmar que los trabajos no continuarán en la zona boscosa.

Como se ha venido informando, desde hace varias semanas el derribo de árboles confrontó a los habitantes de San Andrés, luego de que un grupo de inconforme asegurara que el derribo se estaba dando de manera irregular, al talar árboles en buen estado, lo que podría afectar los mantos acuíferos.

Esto derivó en un recorrido por la zona con elementos de la Guardia Nacional (GN), que tomaron nota de lo que sucedía, pero que al final no intervinieron, dado que no es de su competencia, al menos en este caso, ya que la contraparte mostró documentos que les permitía realizar los trabajos del derribo de árboles.

Los argumentos entre ambas partes son diversos, ya que en un momento se argumentó que la intención de haber talado los árboles se debió a una plaga que ha venido afectando la zona boscosa de ese predio; por lo tanto, era necesario tomar las medidas pertinentes para evitar una mayor propagación de la paga del barrenador de la corteza.

Los documentos no lograron calmar los ánimos, ni convencer a la mayoría de la población, ya que denunciaron que algunos de estos árboles no estaban enfermos, pero aun así se derrumbaron, aprovechando el argumento de la plaga, expresaron los comuneros y vigilantes del agua.

A partir de ahí, la parte inconforme buscó la intervención de diversas instancias gubernamentales, pero ninguna tomó acciones para evitar una posible confrontación, ni les daban solución a las peticiones, por lo que el jaloneo entre la población creció, al grado de no permitir que la madera se siguiera sacando. Incluso, se denunció que los camiones cargados de trozos eran escoltados por la policía de este municipio.

EL DESPERTAR entrevistó al técnico encargado de haber realizado el estudio pertinente, Jaime Díaz, quien explicó que la documentación se encontraba en regla y debidamente sellada, y el derribo de los árboles que se dice estaban frescos, ya tenían signos de estar contagiados por la plaga, misma que se muestra de diferentes maneras, antes de que termine plagando en su totalidad.

Agregó que, para evitar mayores confrontaciones, los trabajos se suspenderían, hasta que fueran las autoridades encargadas del tema forestal las que decidieran quien tiene la razón y si en un momento existían sanciones, serán las mismas autoridades quienes las interpondrán a los que consideren son culpables.

Finalmente, el pasado martes, la población se reunió en la plaza principal de la tenencia en espera de los representantes de la Conafor y las autoridades locales, pero estas  no se volvieron a presentar y por mayoría de votos se decidió que, en lugar de tomar acciones radicales, como el cierre de los caminos y el acceso al CERESO, se formara una comisión para confirmar que el documento que les enviaron, explicando que los trabajos estaban suspendidos, fuera confirmado; ya que, en la lectura que dieron al pliego, decían que no quedaba claro si la suspensión era temporal o definitiva, por ello, una comisión de 40 vecinos acudieron a la capital del Estado, insistiendo en la falta de confianza en las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: