Incendio arrasó más de cien hectáreas del Cerro Cacique

H. Zitácuaro, Mich. – Deben haber sido consumidas, en promedio, cien hectáreas de bosque en el Cerro Cacique, consideró el ecologista Ignacio Sánchez Avilés, quien expresó que se deben de tomar varias acciones, entre ellas evitar el ecoturismo y que sean las comunidades y ejidos los que no permitan el paso de personas ajenas.

Explicó que, en este cerro, El Cacique, confluyen varios ejidos y comunidades, como Nicolás Romero, Chichimequillas de Escobedo, San Juan Zitácuaro y Aputzio de Juárez. Por lo que propuso, que las comunidades deben de tomar conciencia para que no dejen subir a nadie, que quien tenga que trasladarse, pase por un filtro, que alguien de la comunidad los acompañe para que exista responsabilidad de quienes se trasladen a este bosque.

Es importante que se tome esta experiencia y poner en marcha acciones para no permitir el paso a la cumbre del Cerro Cacique, a menos de que se reglamente la subida a esa cúspide, que sean las mismas comunidades las responsables de que prevalezca un control, para el acceso a este emblemático cerro.

En Nicolás Romero, donde probablemente inició el incendio, fue en la segunda y tercera manzana. Descartó que hayan sido los mismos pobladores, sino personas “extrañas”. Agregó que son los mismos pobladores los que tienen la posesión legal de ese bosque y poner un manifiesto donde se exponga que nadie puede subir al Cerro Cacique; porque, por descuidos y negligencias, esto ocurre.

Recordó que hace aproximadamente 25 años también se provocó un incendio de gran magnitud en este mismo bosque y en esa ocasión participó una aeronave para combatir esta deflagración. Sánchez Avilés afirmó que hay algo grave que está ocurriendo y se tendrán que hacer trabajos de restauración y de prevención.

Consideró el especialista en medio ambiente que ahora que inicie la temporada de lluvias y se vengan aguas torrenciales, todo el material bajará en lodo y piedras, por lo que vendrá a terminar hacia abajo en las comunidades, mismas que están al borde del cerro.

Explicó que hay una capa de humus integrada de troncos y compuestos orgánicos que queda muerto al ser quemado, cuando vengan las lluvias serán trasladadas las rocas y lodo, ese va ser el siguiente paso a atender.

Apuntó que una zona siniestrada en el primer año no se puede reforestar, porque es en vano. Ahora lo que sigue es atender los trabajos de prevención para atender futuros deslaves.

Consideró que los recursos que se invierten en el asunto de ese incendio, tanto económicos como humanos, son muy altos; pero lo más grave de todo, es exponer a la gente a apagar el incendio en áreas tan difíciles, como las que están ahí.

Consideró Ignacio Sánchez que a pesar de que había personas combatiendo, es una zona muy “escarpada”, donde hay muchas barrancas y es difícil que se extinga complemente en poco tiempo. Resaltó el ambientalista que, quien está al frente de la presidencia municipal tiene poca experiencia, de tal manera que se han suscitado casos “delicados” en el municipio y ha sido rebasado completamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *