Ineficiencia en la Fiscalía Regional de Justicia

Zitácuaro. – La ineptitud habitual de la Fiscalía Regional de Justicia ha llegado a extremos preocupantes, al no atender oportunamente los casos que a diario se presentan para que se les dé una pronta y adecuada investigación, son los familiares los que tienen que hacer sus propias indagatorias si quieren resolver los casos.

La corrupción, indolencia e ineficiencia son el sello característico de la Fiscalía Regional de Justicia, que se encuentra inmersa en un laberinto de ineptitud por parte de los Agentes del Ministerio Público. Es el caso de un taxista que hace ya más de una semana desapareció y hasta el momento las autoridades “competentes” no han hecho nada para tratar de resolver el asunto.

A pesar de que existen indicios que pueden guiarlos hacía los responsables de la desaparición del trabajador del volante, el Ministerio Público se ha visto lento para realizar las investigaciones y han sido los mismos familiares los que por su cuenta han estado investigando el hecho.

Desde el primer día de su desaparición, se difundió una fotografía con los datos generales del desparecido, la cual se hizo viral en las redes sociales por ser una persona conocida, y en la que todos coinciden era una individuo honesto y trabajador ¿Por qué se lo llevaron?, esa es la incógnita que debe resolver el Ministerio Público y la Policía Ministerial.

Sin embargo, la falta de capacidad de ambos (Ministerio Público y Policía Ministerial), aunado al Nuevo Sistema de Justicia Penal, han hecho que este, al igual que otros casos de desapariciones, queden en el olvido o archivadas.

En este caso en especial, personas allegadas al desparecido taxista indican que la denuncia se presentó desde los primeros días que no regresó a su casa. Los datos oficiales indican que llevó un viaje al municipio de Ciudad Hidalgo, pero no se sabe más, ya que en un momento determinado dejó de contestar el teléfono y el radio de comunicación con la base dejó de transmitir la señal.

El problema fue que la Agente del Ministerio Público que tomó la denuncia, se fue de vacaciones y dejó guardada la querella en un cajón bajo llave; es decir, nunca la puso a disposición para que el agente en turno la revisara y se pudiera proceder a iniciar la investigación.

Fue hasta que los familiares hicieron presión que se pusieron a buscar la denuncia, encontrándola en un cajón del escritorio que utiliza la Ministerio Público. La indolencia del caso causó molestia entre los familiares, ya que la representante social nunca informó de la denuncia por desaparición, incluso ni su jefa inmediata sabía en que había quedado ese asunto.

Para la familia del desparecido, las autoridades ministeriales cometieron un error, al haber permitido que fuera esa agente la que tomara la denuncia en sus manos, ya que sabía que se iba a ir de vacaciones, por lo tanto, no era la indicada para recibir la querella.

Recientemente la policía detuvo a dos personas que se encontraban desvalijando automóviles, uno de ellos era un Tsuru, al revisar el número de serie resultó ser el taxi del desparecido, solo que tenía placas sobrepuestas. Pero, aunque las pruebas están a la mano, la nueva ley del sistema penal les va a permitir salir, ya que fueron detenidos por el delito de “receptación”, más no por la desaparición del taxista; sin embargo, si había las posibilidades para una investigación.

Receptación

Descripción Receptación: se entiende por receptar, la ocultación o encubrimiento de los efectos del delito. El delito de receptación es por tanto un delito precedido de otro. Este delito anterior ha de ser un delito dirigido contra el orden patrimonial o socioeconómico

Así mismo, se presume que las autoridades ministeriales no hicieron los actos de urgencia que en estos casos son necesarios para darle seguimiento al caso, como es la solicitud al C5 para que proporcione los vídeos de vigilancia y saber hacía donde se fue el automóvil; ya que, aunque se dice que iba a un viaje a Ciudad Hidalgo, el taxi fue encontrado en la comunidad de La Dieta.

Este jueves se venció el plazo de 48 horas que marca la ley para que los sujetos que fueron detenidos desvalijando el taxi salieran libres, pero en ese tiempo la Fiscalía no actuó en el avance las investigaciones. Han sido los mismos familiares del desaparecido los que se han encargado de la búsqueda y son los que han acercado pruebas e indicios para que se actúe, pero esto tampoco no ha sucedido.

Hasta el cierre de esta edición se desconoce el avance de la investigación para saber el paradero del taxista, por lo pronto su familia sigue buscándolo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *