Inoperantes y de mala calidad los hospitales públicos en Zitácuaro

Zitácuaro. – La población sigue sufriendo la mala calidad de los servicios de salud pública, la falta de insumos, personal y medicamentos, hacen de los centros de “salud” un verdadero sufrimiento para los enfermos y sus familias. Y, aunque el ejecutivo estatal insiste en afirmar que la salud es una de sus prioridades, la realidad muestra lo contrario y exhibe la ausencia de profesionalismo, compromiso y atención que la mayoría de pacientes viven a diario.

Un caso más que apenas se dio esta semana, fue el de una persona que llegó con un cuadro avanzado de anemia. El enfermo fue llevado a la clínica del ISSSTE, donde a la valoración se determinó su padecimiento, informando que necesitaba una transfusión de sangre de manera urgente.

El viacrucis para la familia del enfermo comenzó desde ese momento, por increíble que parezca, en el municipio de Zitácuaro, una de las ciudades más importantes del Estado, no hubo posibilidad de conseguir la sangre para atender al paciente. Posteriormente los familiares fueron informados que necesitaban trasladarse hasta el hospital ubicado en el municipio de Charo, lugar donde les harían la aportación, sin embargo, tenían que llevar donadores para “reponer” la sangre que les dieran.

Así se hizo, pero al llegar se encontraron que les hacía falta un requisito indispensable. Desconociendo el procedimiento, los donadores y familiares se trasladaron hasta el mencionado nosocomio, pero el trámite no se pudo hacer, ya que no llevaban la muestra del tipo de sangre que ocupaba el enfermo. El tiempo pasaba y las cosas se complicaron, finalmente los galenos optaron por trasladar al paciente a la ciudad de Morelia para que fuera atendido, dado que en este municipio no hay los recursos médicos para atenderlo.

De acuerdo con los familiares, los doctores les explicaron que la salud del paciente se había deteriorado en tan solo dos días; por lo tanto, moverlo de un hospital a otro, sería peligroso. Al final la familia decidió “jugársela”, ya que no podían dejar que la falta de atención terminara con la vida de su familiar; es decir, prefirieron hacer hasta lo imposible por intentar recuperar la salud de la persona.

Pero el traslado tampoco fue fácil, ya que las personas afectadas tuvieron que luchar contra la burocracia del sistema de salud, empleados que no llegan a la hora, papeleo y opiniones encontradas de los médicos no permitían que el enfermo fuera trasladado para que recibiera atención en otro lugar, según denunciaron los entrevistados.

Con este son varios los casos que se han documentado sobre la falta de atención que sufren los enfermos por diversas causas, a ello se suma el trato que reciben en los hospitales públicos. Al menos así lo han denunciado en varias ocasiones los afectados que son entrevistados, los cuales reclaman una cobertura mejor en los servicios de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *