Irregularidades, maltratos y abusos viven los policías municipales

-No existe una coordinación entre los jefes de la policía local

Zitácuaro, Mich. Los sucesos al interior de la Dirección de seguridad Pública local continúan siendo reprobables, los elementos sufren abusos, maltratos e irregularidades. Siguen desempeñando su labor sin el material necesario, no cuentan con uniformes, el turno de 24 x 24 los tiene desgastados física, mental y emocionalmente; sin embargo, no se manifiestan por temor a sufrir represalias, como es el caso de los elementos que encabezaron el último movimiento, hoy se encuentran relegados a vigilar áreas consideradas de castigo, como la planta tratadora de agua o son enviados a los módulos de seguridad, luego de ser comandantes.

El Despertar entrevistó a un elemento de la policía de Michoacán, aquí en Zitácuaro, con 14 años de experiencia, trabajando en distintos municipios de la región; quien solicitó el anonimato, ya que si sus mandos descubren que habló, sufrirá arrestos y será cambiado de servicio.

El elemento indicó que existen muchos policías inconformes, pero permanecen callados por miedo, sin embargo “decido hablar para que mejoren las condiciones laborales”. Entre las irregularidades destaca el hecho de que “la mayoría de los supervisores de las guardias están reprobados en el examen de control y confianza; mientras que elementos que si han aprobado todos sus exámenes, que están capacitados, no se les da la oportunidad de poder ascender de grado. La solicitud le llega los supervisores y ellos deciden quien se capacita y quien no, por lo regular son sus allegados”.

Otra situación grave que sufren a diario los elementos, son los maltratos de los escoltas del director y subdirector de la corporación, “son muy prepotentes y agresivos para dar las indicaciones. Ellos no tiene por qué dar órdenes al personal y maltratan a los policías. Cuando el subdirector no se encuentra en servicio, ellos no brindan el apoyo a la ciudadanía, ni prestan la patrulla”, contó el elemento policiaco.

“No hay suficientes patrullas para atender todos los reportes que hace a diario la ciudadanía y cuando no está el subdirector sus escoltas no prestan el servicio a la población, ni ayudan a la guardia”.

Otra de las quejas de los elementos es el hecho de asistir a  cursos después de haber cubierto un turno de 24 horas de servicio. “Cuando hay capacitaciones de derechos humanos, por lo regular siempre acudimos los mismos, que es el personal de cuadro. En esa zona casi no se hacen detenciones, los que llevan a cabo las detenciones por lo general son los elementos de las patrullas y ellos no acuden a esos cursos y no les dan ninguna capacitación”.

El tema del cambio de guardias también es una queja constante entre la corporación, anteriormente se trabajaban 24 horas y se descansaban 48, “el personal andaba al 100 siempre; un ejemplo, cuando hay conferencias tenemos que quedarnos y prácticamente no descansamos nada, esta situación afecta el rendimiento de los policías, no trabajamos con el mismo gusto”.

El elemento entrevistado considera que no existe coordinación entre los altos mandos de la corporación, “la mayoría de comandantes dan ordenes, hay elementos que entraron apenas hace dos años, uno de ellos, el comandante Aries, que desde que llegó el personal de Toluca por obra del milagro ascendió a subdirector, sin ninguna capacitación y ni siquiera aprobó los exámenes de control y confianza”.

Otra de las inconformidades que manifiesta la ciudadanía y los mismos elementos de la policía municipal, es la falta de unidades. En palabras del entrevistado, “anteriormente había tres patrullas, una que traía el comandante Aries, otra que traía un subdirector, otra un grupo de reacción inmediata y el supervisor de guardia, ahora que llego el director trajo dos unidades y también un supervisor trajo otra patrulla del estado, sin embargo cuando el subdirector no se encuentra no se cuenta con esa patrulla”.

Cuestionado sobre por qué no realizan una manifestación, como lo hacían antes, contestó: “Había una comitiva de personal que se encargaba de apoyar a los elementos en alguna manifestación, los cuales como ya les dieron grado o algún mando, ya no apoyan al personal”.

Los elementos fueron informados que no pueden manifestar sus inquietudes al presidente municipal, “nos dijeron que no podíamos pasar hablar con el presidente de ninguna situación, solo mediante solicitud, que no podíamos brincarnos conductos; entonces, si no nos resuelven los comandantes, los elementos se quedan callados”.

“Hacer un llamado al presidente municipal, al director de seguridad pública, para que puedan atendernos, que nos den más apoyo en el salario, uniformes, no tenemos unidades, no tenemos cursos de capacitación, lo requerimos nosotros para darle una mejor atención a la ciudadanía”.

Antes de finalizar la entrevista cuestionamos al policía su opinión sobre los elementos que fueron reconocidos la semana anterior por el Secretario de Seguridad Pública: “Cuando hicieron la convocatoria dijeron que iba ser puro policía aprobado y los que tuvieran puestas a disposición; pero a los que premiaron son los que andan en las unidades, porque a los de pie tierra ya no los mueven de lugar, al grupo de unidades no lo mueven, al grupo de módulos tampoco, entonces no tenemos las mismas oportunidades para ser acreedores a un premio”.

.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *