La denuncia tiene que ser un referente social: Loaiza

Zitácuaro, Mich., a 12 de mayo del 2017.- Verónica Loaiza Servín, quien denunció al ex alcalde Juan Carlos Campos y al ex diputado federal Ernesto Núñez, afirmó que en México “nos gusta la corrupción, ganar el dinero a la mala, nos gusta evadir las leyes, las reglas, nos gusta ser unas prostitutas del sistema. Eso somos, porque es más sencillo y no nos obliga a salir de ese estado de confort en el que estamos”.

Sobre su experiencia al haber entablado su denuncia ante Conaculta y el H. Congreso de la Unión, indicó que, “ya lo he compartido… recibí amenazas, insultos, ofensas, cuestionamientos sobre mi vida privada y un montón de cuestiones… Entonces, cuando alguien cuestiona, denuncia o demanda sus derechos, la gente se sorprende. A mí me causa mucha curiosidad y risa que se vea un acto de denuncia como heroico, cuando en realidad debería ser parte de nuestra cultural”.

Agregó que no fue una decisión que tomó al vapor, lo pensó durante varios meses. “Como lo estuve reflexionando, le compartí mi intención a varias personas, unos eran amigos abogados, otros conocidos que saben como funciona el tema de la política. La gran mayoría coincidía en el sentido de que yo no debía denunciar ¿por qué? porque no iba a pasar nada. Me iba a quemar, me iba a cerrar muchas puertas, nadie me iba a creer, estas personas tenían mucho poder, era muy peligroso, porque estas personas utilizaban la violencia”, subrayó.

“Mucha gente me puso el antecedente que iba a ser peligroso, que iba ser difícil, que no iba a poder hacer nada, que ellos tenían mucho poder, tenían dinero, tenían todas las herramientas para que yo quedara mal y no fuera a proceder absolutamente nada de lo que yo estaba denunciando”.

“Lo que sucede, es que las personas te quieren proyectar sus miedos, en vez de que la gente piense: claro debes de denunciar, esto es un derecho que tú tienes. En el momento que tú aceptas un acto de corrupción o te das cuenta que hay corrupción en tu ambiente laboral o con las personas que están cerca de ti, en automático estás formando parte. Eso es un hecho, tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata. No era nada más una cuestión de denunciar, sino de ir en contra de todo un sistema de creencias y de todo un sistema político”, añadió.

Verónica tiene más de 20 años trabajando y desarrollando proyectos sociales y culturales, “con este asunto me sentía como que estaba siendo prostituida, no estaba de acuerdo con ser parte de esto y exponer de esa manera mi reputación y trayectoria. No iba a ser suficiente el hecho de retirarme, tenía que hacer algo. Entonces lo pensé y decidí hacer algo al respecto. Hubieron muy pocas personas que en ese momento apoyaron mi decisión. Parece ser que en México el denunciar es un acto de valentía o de heroísmo, cuando debería de ser un acto cotidiano, parte de nuestra educación y forma de ser”.

En México “absorbemos este sistema de corrupción, desde estudiantes aprendemos que pasar el examen de la Universidad se puede lograr regalándole una botella de vino al maestro. Son cosas reales que me tocó ver cuando fui profesora de la Facultad de Arquitectura de la Michoacana, me enteraba de muchas cuestiones. La condición de estar sindicalizados, hacía que hicieran lo que se les daba la gana”.

“Lo que sucede es eso, la gente no denuncia. Es un motivo por el cuál las mujeres no denuncian una violación, no denuncian el acoso sexual, los padres de familia no denuncian que los maestros piden cooperación ilegal en una escuela. Todas esas cosas que vemos de nuestros sistemas de creencias. Eso nos convierte en prostitutas y prostitutos del sistema. Para mi lo que sucede, el hecho de que la gente se atreva a denunciar es un paso grandísimo y tiene que ser un referente para la sociedad”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *