La falta de valores en nuestra sociedad

Zitácuaro. – En estos últimos años se está viviendo una fuerte crisis de valores, tanto éticos como Morales y de conducta, que están llevando a una decadente cultura familiar y social. Existe una corriente materializada y de egoísmo personal en el que impera el interés propio, sin importar en lo más mínimo el de los demás, creando así una forma de vida sin valores.

Los valores morales son un conjunto de creencias, costumbres y más que todo normas que el hombre elige para defender su dignidad como persona, conduce las acciones del buen vivir dentro de su círculo familiar y social, con honestidad, tolerancia, respeto, lealtad y responsabilidad, inculcados desde su niñez, diferenciando lo bueno de lo malo, que se incrementa a través de los años de experiencia, perfeccionándose a través del amor, gratitud, prudencia, solidaridad, honestidad, humildad, generosidad, bondad y más que todo la dignidad.

Mientras que los valores éticos, son el conjunto de normas ya establecidas por la sociedad, que nos ayudan regir el comportamiento de cada ser humano que cohabita dentro de un grupo de personas. Este tipo de valores nos enseña el como debemos comportarnos ante situaciones que requieren algún tipo de conducta, según sea el caso. Es común encontrar dentro de la sociedad situaciones que nos hagan reflejar los valores que se nos han enseñado; sin embargo, los más jóvenes, en la mayoría de los casos adolescentes y niños, no muestra tales valores, como el respeto, igualdad y equidad, generando así una generación basada en malos hábitos y comportamientos.

Cada uno de nosotros somos responsables de nuestros actos, una parte de un todo puede hacer cambiar una estructura en cualquier sentido, contaminándola y destruyéndola o produciendo una reacción catalizadora hacia el equilibrio y la transparencia. Se deben de fomentar desde casa los valores a las nuevas generaciones, fortalecerlos en la escuela y en la sociedad, creando una cultura basada en los mismos valores, los cuales son la base de toda sociedad, estableciéndolos como pilares fundamentales de la vida de cada ser humano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *