Ligan a policías en levantones ciudadanos

Zitácuaro. – La ola de quejas en contra de la Policía Michoacán continúa sin freno. Esto se ha convertido en una cotidianeidad y las constantes quejas en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) se van a cumulando. Nadie ha puesto freno a los abusos, levantones y acusaciones infundadas que se hacen en contra de la ciudadanía.

De acuerdo a información que se ha venido obteniendo a lo largo de varios meses, los elementos policiacos han detenido a decenas de personas que son levantadas y torturadas en determinados lugares, algunos de ellos son desparecidos por varios días y es hasta que los familiares presentan quejas o denuncias que aparecen o son puestos a disposición de las autoridades, pero ya golpeadas o torturadas.

Bajo el pretexto de que los detenidos son integrantes de la delincuencia organizada, muchos de estos “requeridos” no son presentados ante las agencias especializadas en estos delitos; por el contrario, la mayoría ha denunciado ser víctima de la siembra de pruebas falsas en su contra, para poder justificar la detención y los golpes que recibieron.

Recientemente algunos usuarios de Facebook (principalmente con perfiles falsos), han intentado de minimizar el asunto, tratando de culpar a quien denuncia ante el ministerio público la desaparición de sus familiares o culpando a quien hace la denuncia pública; sin embargo, las denuncias son reales y en muchos casos se ha comprobado la “siembra” de pruebas.

El incremento de drogas (principalmente el llamado cristal) entre los jóvenes, ha sido el detonante para que la policía intente realizar “arduas investigaciones”, llevándose a quien ellos ven sospechosos, sean o no adictos.

De acuerdo con los especialistas, la obligación de la policía es presentar de manera inmediata a los detenidos ante la autoridad competente, para que sean ellos los que decidan si son sujetos a una investigación; pero al contrario de esto, primero los levantan y torturan, para después presentarlos con apenas unas dosis de la mencionada droga.

Desde hace algunos meses, esta práctica se hizo muy común entre las corporaciones policíacas, que parecieran no tener límites en las detenciones, que, por la manera de hacerlo, se convierten en ilegales. Algunos de estos casos han quedado documentados y se ha comprobado la inocencia de los detenidos.

Por mencionar alguna de estas arbitrariedades policiacas, se cita cuando elementos de la Policía Michoacán detuvieron a un joven con incapacidad mental, mismo que fue golpeado y retenido por espacio de casi 10 horas, sin que los familiares supieran su paradero. Más tarde y ante la presión, fue puesto a disposición del Ministerio Público con huellas de violencia y presentado como un supuesto “tirador” y “halcón”.

La familia comprobó la enfermedad del detenido y finalmente quedó en libertad. Como este caso se han dado varios y los detenidos quedan en libertad por la escasez de pruebas que presentan los policías ante la Fiscalía.

DESAPARECEN A DOS JOVENES POR VARIOS DÍAS.

Recientemente trascendió el caso de dos jóvenes que fueron interceptados en la carretera Zitácuaro-Aputzio de Juárez. Los detenidos son hermanos y estuvieron desaparecidos por 5 días. Ante la desesperación de la familia, que decidió presentar las denuncias correspondientes para saber el paradero de sus familiares.

La queja EXP. No. ZIT/56/2019, expone que, de acuerdo con los testigos, los jóvenes fueron levantados por elementos de la Policía Michoacán destacamentados en esta ciudad, en compañía de otras autoridades, pero nunca fueron presentados ante alguna instancia.

Según detalla la familia de los jóvenes, el pasado sábado 19 de enero, cerca de las 20:30 horas, Giovanni Z. salió en busca de su hermano Erick, que había ido a la comunidad de Aputzio de Juárez. Por el camino se encontraron, pero fueron interceptados por elementos de la policía que los detuvieron y se los llevaron con rumbo a esta ciudad.

Al ver que no llegaban, salieron a buscarlos y algunos testigos les dijeron lo sucedido, por lo que se dirigieron a la barandilla, pero no estaban ahí. Posteriormente fueron a la Fiscalía y tampoco estaban. La zozobra duró hasta este miércoles, que por fin aparecieron en un paraje y con huellas de golpes en el cuerpo.

Antes de que aparecieran, los familiares denunciaron el hecho, comentando que temían por la integridad de sus parientes o bien, que fueran a ser víctimas, que los involucraran en un delito. Finalmente los familiares presentaron la queja en la CEDH para que se proceda en contra de los policías que se vieron envueltos en esta detención.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *