Lustrador de calzado desea regresar a la plaza principal

*Vendió su espacio para el pago de la operación de su vista.

H. Zitácuaro, Mich. – El señor Luis González Arellano tuvo un problema de la vista hace algunos años, por lo cual tuvo que hacerse algunos estudios, posteriormente los especialistas le recomendaron practicarse una operación.  Al carecer de recursos económicos tuvo que vender su espacio en el jardín y recolectar más dinero para el pago de su cirugía.

González Arellano manifestó que llegó en el año de 1986 a trabajar como miembro de la Unión de Lustradores de Calzado, denominada Melchor Ocampo y duró aproximadamente 30 años como aseador de zapatos.

Manifestó que prácticamente es imposible regresar al jardín Benito Juárez, por lo que los mismos compañeros de la unión ya no aceptan su reincorporación, debido a que había dejado el espacio con el objetivo antes señalado.

Agradeció al ex alcalde Carlos Herrera Tello, quien también hizo una aportación en efectivo para que Luis González se hiciera su operación de la vista. Recordó que fue hace dos años cuando le practicaron esta cirugía, al presentar un problema en una cornea de su ojo y además le implantaron un lente intraocular.

Acudió a la Ciudad de México para que lo atendieran médicos del Hospital de la Ceguera y los resultados fueron favorables para el lustrador de calzado. Añadió que muchos de sus clientes le han expresado su apoyo y que desean verlo trabajar en su antiguo puesto, en la explanada principal.

Manifestó que en la actualidad ninguno de sus ex compañeros ha expresado su solidaridad para que retorne a su antigua fuente de trabajo, a pesar haber luchado, junto a sus entonces colegas, para que les dieran sillones nuevos.

Fue durante la administración del entonces alcalde Armando Ruíz Santana cuando se lograron estos beneficios, ya que todos tenían sus cajones de madera. Fue así que este oficio se logró dignificar.

Pidió al presidente municipal y a los regidores de la actual administración su apoyo para ser reinstalado. Ya que además tiene un mal congénito en el corazón.

Diariamente se le observa en las calles o lugares públicos buscando obtener el sustento familiar. Compra o adquiere medicamentos para este órgano vital; ya que, menciona, se le sube la presión sin él darse cuenta.

Cabe señalar que recientemente el munícipe realizó la entrega de lonas para los lustradores de calzado, como parte del programa de mejoramiento de la imagen urbana.

La plaza cívica alberga a 38 trabajadores dedicados a la limpieza de calzado, pertenecientes a las uniones Benito Juárez y Melchor Ocampo.

De esta manera los lustradores cubren su lugar de trabajo, debido a las inclemencias del tiempo y mejorar visualmente su espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *