Michoacán, emblema de la violencia

Zitácuaro. – En los últimos dos meses de este 2019, Michoacán se ha caracterizado por un excesivo incremento en la violencia. La tasa de asesinatos ya superó los registrados en el 2018 y no se percibe un cambio en la inseguridad que vive la entidad. Aunque el ejecutivo estatal insista en afirmar lo contrario, es clara la fallida estrategia de seguridad, que se ha visto superada por grupos criminales que se pelean el control del Estado, dando como resultado cifras nunca antes vistas en delitos de alto impacto.

En los hechos de violencia que se han dado en los últimos meses, el gobierno estatal se ha visto superado en mucho por grupos de civiles armados que se disputan el control de Michoacán, bajo el abandono total de la federación, que no ha movido un dedo para combatir la violencia, en el sentido de que constantemente se reúnen los tres poderes de gobierno en la llamada “Mesa de Seguridad”, dónde se analizan las supuestas estrategias conjuntas en la lucha contra la inseguridad y la violencia.

Aunque no es novedad que estas “estrategias” fallen, lo que ya se ha convertido en algo normal para los michoacanos, como años atrás, cuando los operativos conjuntos no dieron los resultados esperados y finalmente fueron perpetuando la debilidad de las instituciones y la desconfianza ciudadana en las autoridades.

¿Cómo poder saber la cantidad de homicidios y feminicidios en la entidad si las cifras oficiales no son confiables? Tal y como se informó en el número anterior de EL DESPERTAR, los datos entre dependencias oficiales y las no gubernamentales, no coinciden; por lo que, ese trabajo ha pasado a manos de los periodistas y la misma población, que son los que dan a conocer las muertes que se registran en la entidad y que los encargados de la seguridad esconden, para tratar de encubrir la realidad de su fallida “Estrategia de Seguridad”.

En el mes de julio, el gobierno federal anunció que desplegaría unos 4 mil 50 elementos de la Guardia Nacional, que llegarían a Michoacán para poyar en el combate a la violencia. Lo que tampoco funcionó y no han sido suficientes para “apagar el incendio” que desde hace varios años consume a la entidad.

Si comenzamos documentando algunos de estos casos violentos, podríamos intentar con los del pasado mes de agosto, con la aparición de 20 muertos en la ciudad de Uruapan, que fueron encontrados colgados y descuartizados a lo largo de toda una avenida. El hecho se le atribuyó a un grupo criminal que domina la zona, por supuesto no hay avances en la investigación y mucho menos detenidos.

Está también la emboscada que sufrieron policías estatales en Aguililla, donde murieron 14 elementos de esa corporación sin que recibieran ayuda, cuando las grabaciones demuestran que la solicitaron por largo tiempo. En esa refriega, varios de los policías fueron supuestamente secuestrados por el grupo de civiles armados que los atacó.

Zitácuaro no se quedó atrás, y en este municipio se registraron cuatro linchamientos, en los que tampoco se ha esclarecido nada; por el contrario, se documentó la corrupción a la hora de las investigaciones para “ayudar” a unos, y fabricar delitos a otros. Falta agregar la muerte de cinco policías que se desempeñaban en Tuzantla, donde fueron levantados y desparecidos por varios días, hasta que aparecieron muertos en esta ciudad.

La violencia, sin duda, ha marcado la administración de Silvano Aureoles Conejo y su gabinete, que no han tenido la capacidad para detener los crímenes y los homicidios dolosos o de alto impacto. Pero a esto se agregan los abusos de la Policía Michoacán que, desde muchos meses atrás, se han convertido en un verdugo para la población, que ha denunciado robos, torturas, levantones, violaciones y hasta fabricación de delitos a inocentes por parte de los uniformados.

No existe confianza en esta, ni en ninguna otra institución que tenga que ver con el gobierno estatal. El descontento social es válido, cuando de octubre a la fecha los homicidios han tenido su máximo esplendor, principalmente en municipios como Uruapan, Zamora y ahora Morelia. En lo que va de diciembre, es alarmante lo que se vive en Michoacán.

A pesar de todo esto, el ejecutivo estatal insiste en que se han tenido avances considerables en materia de seguridad y en declaraciones (que llegan a sorprender), aseguran que, dentro de esos avances, está el abatimiento de delitos de alto impacto, el fortalecimiento de la infraestructura y del Estado de Fuerza; por lo que el reto, dice el gobernador, “es no bajar la guardia”.

En un resumen de estas muertes violentas, lo que asegura el gobernador queda en segundo plano y muestra la realidad de su gobierno, entre estos hechos se destacan algunos acontecimientos de esta semana que termina:

  • Epitacio Huerta: Un elemento de la policía municipal de Epitacio Huerta fue asesinado a balazos, cuando se encontraba franco, por un desconocido que huyó. Los hechos se registraron cuándo el policía se encontraba de descanso en la comunidad de San Antonio Molinos, donde al parecer tenía su domicilio. En un determinado momento la víctima se topó con un sujeto, quién sin más atacó a balazos al policía municipal y después huyó.
  • Morelia: Acribillan a balazos a cinco personas dentro de un domicilio construido de madera y láminas de cartón, que se ubica en las inmediaciones de Ciudad Jardín. La masacre de las víctimas se registró sobre las calles de Huichapa esquina con Pamatacuaro, lugar donde se encontraban reunidos tres hombres y dos mujeres, hasta donde llegaron dos sujetos vestidos con ropa táctica color negro, que portaban armas largas e ingresaron al domicilio para acribillar a balazos a los ahí presentes y posteriormente huir del lugar.
  • Morelia: Desconocidos asesinan a balazos a un hombre y a una menor de 16 años, en las calles de la colonia San Juanito Itzcuaro, salida a Quiroga. La menor identificada como Eva, de 16 años y de Jorge David de 30, se encontraban por fuera del domicilio de la mujer, ubicado sobre la calle Gertrudis Bocanegra, y en un momento determinado llegaron sujetos armados que los ejecutaron de un balazo a cada uno en la cabeza, quedando tendidos sobre la banqueta. Familiares de la menor al escuchar las detonaciones de arma, de fuego salieron del domicilio y los encontraron heridos, por lo que solicitaron el apoyo de paramédicos.
  • Zamora: Un hombre fue atacado a balazos por desconocidos, cuando se encontraba en las calles de la colonia Casa de Altos. El ataque se registró el pasado domingo, cuando la víctima caminaba sobre la avenida Ferrocarril de la mencionada colonia, cuando fue interceptado por desconocidos que lo atacaron a balazos y huyeron del lugar. La víctima fue identificada como Cristian o Víctor Hugo A., de 39 años, recibió un balazo en la cabeza y pecho, como pudo camino y llegó hasta la farmacia «Guadalajara», ubicada en la avenida Juárez, a pedir ayuda. Al momento se desconoce el móvil del atentado, así como identidad de los agresores.
  • Morelia: Varios sujetos armados irrumpieron en un autolavado y acribillaron a balazos a dos hombres que llegaron al lugar para un servicio a su camioneta, sobre el Libramiento Sur, a unos metros de tienda Costco. De acuerdo con la información de los hechos, se sabe que hasta el lugar llegaron varios sujetos no identificados que los acribillaron para después huir.
  • Morelia: Localizan el cadáver de una mujer con huellas de violencia tirado en baldío de la colonia Quinceo, fueron vecinos de la Avenida Constituyentes quienes localizaron tirado en un predio el cuerpo sin vida de una mujer, por lo que alertaron a la policía. La mujer, no identificada, de complexión delgada, pelo largo, vestía short color azul, blusa de manga larga color morada y tenis azules tipo Nike, a la fémina se le apreciaban huellas de violencias. De las investigaciones se hizo cargo la Fiscalía.
  • Morelia: Asesinan a tiros a un hombre al norte de Morelia, el sujeto fue atacado a balazos por otros que conducían un Tsuru, en la calle Consuelo Alfaro de Velázquez, a espaldas del hotel Magno, al Norte de esta ciudad.  El velador de un templo contiguo informó a los servicios de emergencia para que auxiliaran al herido; sin embargo, fueron tantos los disparos que murió unos minutos después, indicaron fuentes policiales. El difunto era un hombre moreno, de complexión media y cabello castaño. En el momento que fue asesinado vestía playera blanca con rojo y pantalón de mezclilla.  El cuerpo fue llevado en calidad de desconocido a la morgue local.
  • Morelia: Cuatro hombres fueron muertos a balazos, por personas que irrumpieron a un domicilio. El múltiple crimen se registró la mañana de hoy, en un domicilio ubicado sobre la calle de Congreso de Chilpancingo. De acuerdo con el primer reporte se sabe que llegaron sujetos armados que ingresaron al domicilio y acribillaron a balazos a tres hombres que quedaron en diferentes lugares de la casa y otro más a fuera.
  • Morelia: Un hombre ejecutado de un balazo en la cabeza, quien además estaba maniatado y amordazado fue hallado durante la mañana del pasado jueves en una estrecha calle ubicada a un costado de la Avenida Décima (Escuadrón 201), a la altura de la colonia Jardines de Guadalupe. El finado no ha sido identificado, era de complexión media y tenía entre 48 y 52 años de edad. La víctima vestía sudadera gris, pantalón y botas tácticas. Trascendió que el lugar donde yacía el fallecido se localiza a pocos metros de la entrada al Mercado Emiliano Zapata y cerca del Conalep 2, así como de la base de la Policía Federal de la División de Seguridad Regional y en las inmediaciones del Estadio Morelos.
  • Morelia: Hallan cuerpo baleado en una brecha camino a San Juanito Itzícuaro, el cadáver estaba a pocos metros de un camino que conduce hacia terrenos agrícolas de la Tenencia Morelos, un familiar del ahora extinto lo encontró durante la tarde. Al respecto, fuentes policiales mencionaron que la víctima fue identificada como Cristián B., de aproximadamente 28 años de edad. Al sitio donde yacía el cadáver se le conoce como «Río Clarito», el cual está localizado cerca de un viejo cárcamo del OOAPAS y de un río de aguas negras.
  • Uruapan:  Un hombre fue asesinado a balazos en el interior de un restaurante de su propiedad, ubicado sobre la avenida Latinoamericana, a unos metros del aeropuerto internacional de la ciudad de Uruapan, donde se reporta que los presuntos homicidas se dieron a la fuga. Datos obtenidos señalan que la víctima, de quien se desconoce el nombre, tenía 45 años de edad y que atendía su negocio de cortes de carne brasileños, denominado Maracaná, a la altura de la colonia San José Obrero, cuando irrumpieron al menos dos sujetos, quienes en el acto lo acribillaron. Luego del atentado los sospechosos se dieron a la fuga en una motocicleta, sin que hasta el momento se conozca su paradero, identidad, ni móvil.
  • Zamora: Un trabajador del rastro municipal de Zamora no logró sobreponerse de las lesiones que padeció al ser agredido a balazos la tarde del miércoles anterior y posteriormente murió en un nosocomio local. El finado fue identificado por sus seres queridos como José Antonio A., M., de 40 años de edad, vecino de la colonia Jacarandas, quien pereció mientras recibía atención médica en el Hospital San José, la agresión ocurrió sobre la calle Griegos, en la misma colonia Jacarandas.
  • Zamora: Durante los últimos minutos del miércoles, un desconocido que estaba atado de pies y manos fue hallado asesinado con un impacto de bala en la cabeza, en la zona Centro de esta ciudad de Zamora. Sobre el crimen se supo que los oficiales de la Policía Municipal realizaban patrullajes de vigilancia en el Circuito Galeana, cuando de pronto escucharon detonaciones de arma de fuego, momento en que solicitaron apoyo y se dirigieron a la zona de donde provenían los disparos, fue así que minutos después y sobre el mismo Circuito Galeana, a la altura de la Privada Galeana, hallaron a un hombre tirado, mismo que presentaba una lesión de bala en el cráneo y tenía las manos atadas, al igual que los pies.

La violencia “pegó” fuerte en Morelia; tanto, que en solo 48 horas se registraron unos 17 asesinatos. Los que más llamaron la atención, fueron los decesos violentos de seis personas el miércoles, en varios hechos registrados en distintos puntos de la capital michoacana. Al momento no hay detenidos en ninguno de los casos.

Pero también quedan los datos del automovilista que fue baleado al serle robado su carro en la salida a Charo y en las inmediaciones de Ciudad Industrial, quien más tarde pereció en un hospital local.

En la mayoría de los crímenes antes mencionados, dos sucedieron dentro del anillo Periférico de esta urbe, donde existe la presencia del personal de Seguridad Pública Municipal; sin embargo, los 12 homicidios restantes pasaron fuera de la zona del Libramiento: cuatro de ellos en la Tenencia Morelos, tres en el área de San Juanito Itzícuaro, otros tres en Ciudad Jardín, uno en la parte del Quinceo y otro en Ciudad Industrial, en esos sitios los vecinos aseveraron que hay nula presencia policiaca y por ello urgieron a que haya más patrullajes.

Ante la ola de violencia las autoridades municipales se lavaron las manos y dejaron el asunto al estado, quien, en voz del Fiscal General, Adrián López Solís, señaló que la ola de violencia de los primeros días del mes se dio en sitios relacionados con el tráfico de drogas, según lo que señalan sus primeras investigaciones; es decir, tienen identificados los puntos rojos, pero no se ha actuado.

Fue Morelia la que punteó la ola de violencia e inseguridad, pero aún queda por ver los diferentes enfrentamientos que se han dado en diversos puntos de la entidad. El primero del mes se suscitó apenas esta semana que termina, cuando un fuerte enfrentamiento armado entre dos grupos rivales ocurrió en el tramo carretero Santa Inés-Laguneta, entre los municipios de Tocumbo y Cotija, acción que causó temor entre los habitantes. Al momento se desconoce si hubo muertos y cuantos fueron.

El número de homicidios ha quedado fuera de control y Michoacán queda en la mira como un Estado fallido en estrategias de seguridad, aunque el gobierno diga lo contrario, y difícilmente el Estado logrará recuperar el control territorial, mientras sigue la incompetencia para investigar los delitos de alto impacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: