Mínimos avances para formación de policía comunitaria en Zitácuaro

Mínimos avances para formación de policía comunitaria en Zitácuaro


Por Guillermo Norten


Zitácuaro, Michoacán.- Las negociaciones para desactivar un brote de inconformidad social en las comunidades mazahuas del oriente de Michoacán no registran avances sustantivos y en esas localidades prevalece un clima de inseguridad y malestar hacia los tres órdenes de gobierno.
Fuentes cercanas a los liderazgos indígenas en Crescencio Morales, Donaciano Ojeda, Francisco Serrato y Carpinteros, confiaron a este medio que en los últimos días hubo cierto consenso en la integración de un cuerpo policial comunal, con representantes de autoridades estatales y municipales.
Con el ánimo de no entorpecer las pláticas, estas fuentes sólo adelantaron que dicha fuerza estaría integrada por unos 90 miembros de esos asentamientos, que recibirían un salario de aproximadamente 10 mil pesos mensuales, adiestramiento y armamento aún por definir.
Sobre la asignación directa de recursos económicos y la designación de autoridades locales por las mismas comunidades, no hay todavía acuerdos ni ofrecimientos en la materia por los negociadores de los gobiernos municipal y estatal.
Bajo este contexto, en los puntos de acceso y salida a las localidades siguen colocadas barreras de seguridad, vigiladas por docenas de pobladores armados con viejas escopetas, machetes y otros artefactos de uso agrícola.
Prevalece un estado de ánimo defensivo, luego de varias incursiones de presuntos miembros del crimen organizado que ocasionaron más de una docena de muertos entre el 15 de diciembre de 2020 y el 15 de enero del año en curso.
Una de las fuentes consultadas mencionó que los delincuentes tienen amenazados a seis líderes comunitarios y de ahí que no relajen las medidas de seguridad, a pesar del curso de las negociaciones.
Asimismo, denunciaron que el jueves antepasado un integrante de la comunidad de Crescencio Morales fue abatido en la carretera hacia Zitácuaro, tras engañársele con la compra de unos cerdos. Esta información no pudo ser corroborada por este medio.
Los pobladores de la zona mazahua insisten en que no haya elecciones para renovar poderes municipales y estatales el 6 de junio próximo.
En el último corte del Listado Nominal de Electores, hay 119 mil personas que habitan en más de una veintena de localidades rurales y semiurbanas.
Según estimaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), en los asentamientos en conflicto se prevé la instalación de un aproximado del 10% de las casillas para la jornada comicial del 6 de julio.
A poco más de tres meses de la cita con las urnas, el INE detecta el riesgo de no instalación de unas 20 casillas en comunidades donde hubo el brote de inconformidad y defensa propia ante la incursión de los delincuentes para extorsionar y agredir a los pobladores.
Prácticamente toda la clase política local mantiene silencio sobre lo que sucede en Crescencio Morales, Donaciano Ojeda, Francisco Serrato y Carpinteros.
Algunos aspirantes a cargos de elección popular tímidamente eluden el tema y otros veladamente no descartan sugerir a la autoridad electoral la cancelación de los comicios en esas comunidades.
De acuerdo con versiones de funcionarios del INE, en el transcurso de la última semana de febrero los capacitadores y supervisores de esa institución no pudieron realizar sus trabajos en Crescencio Morales, Donaciano Ojeda y Francisco Serrato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *