Necesario estudio ambiental para relleno sanitario


-Ineludible una consulta entre la población y comunidades.


-Además debe contar con los permisos antes instancias del medio
ambiente estatales y federales.

H. Zitácuaro, Mich. – Ante el nuevo proyecto de un relleno sanitario, se debe respaldar con un
estudio de impacto ambiental y establecer una mesa de diálogo, consideró Ignacio Sánchez Avilés,
especialista en medio ambiente.
Destacó que desde hace cuarenta años se han tenido diversos tiraderos de basura, entre ellos el
de Las Curvas del Gato, otro más ubicado en la comunidad de El Capulín y el más reciente que se
localiza en Timbineo de Los Contreras.
Cada tiradero de basura, tiene una vida útil y se prolonga si se tiene un buen proyecto de reciclaje.
Se deben separar los diferentes materiales, como pet, plástico duro, tetrapack, aluminio, papel,
cartón, polipropileno, vidrio, metal, entre otros.
Explicó que mucha de la materia orgánica requiere ser sometida a un proceso de descomposición,
para hacer abono orgánico o generadores de gas. Obviamente todo eso cuesta, consideró.
La planeación de un relleno sanitario, debe contar con los permisos necesarios, además que no se
afecten mantos friáticos en el subsuelo, ubicados en el ecosistema.
“Hay que tener mucho cuidado en abrir nuevos vertederos de basura, para que esto sea algo que
no afecte el equilibrio ecológico de la región”.
Resaltó que el municipio tiene una amplia zona boscosa y los árboles son retenedores de agua. Ya
que durante la época de lluvia las raíces de los mismos filtran el agua hacia los subsuelos, llenando
los mantos friáticos.
Entonces, si se tienen estos yacimientos de agua y son contaminados por basura, obviamente que
serán filtrados metales pesados y otras sustancias dañinas, que afectarán en gran manera los
recursos naturales.
En el caso del basurero de Timbineo, no hay en ese sitio áreas boscosas, ni tampoco que cuente
con zonas captadoras de agua en el subsuelo.

Por lo que, se tiene que hacer un estudio de impacto ambiental y posteriormente consensarlo con
las mismas comunidades, para ver si resulta viable y es aceptado.
Indicó que se tenía previsto construir un tiradero de basura en el Cerro El Molcajete, del mismo
lugar donde se extrajeron ciertos materiales, como arena y grava.
Consideró que antes se tiene que hacer un estudio y tener los permisos correspondientes de las
dependencias federales y estatales, así como de la dirección de ecología municipal.
Invitó al gobierno municipal a que se haga un foro o una mesa de diálogo, invitando a los
diferentes actores participantes.
Consideró que, si se hace un buen proyecto en una mesa de diálogo, en la que estén todos los
actores necesarios, se puede llegar a un buen acuerdo y solucionar el problema de la basura.
“Sentarse para ver cuál es la mejor solución para el asunto de la basura. Además, si se hace con
una empresa, sería que llegue a reciclar”.
Hay zonas en el municipio en las que tarda hasta más de 15 días en pasar el carro recolector de
desechos. Esto es otro tema a tomar en cuenta.
Indicó que no es nada fácil el tratamiento de la basura, por ejemplo, la ciudad de Querétaro hizo
en el 2018 una inversión privada de 300 millones de pesos.
En promedio se generan 2 mil toneladas de residuos sólidos diariamente. A ello se suma el mal
manejo de los residuos, lo cual constituye un peligro para la salud de sus habitantes, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: