Nicolás Romero zona de emergencia por deslaves

H. Zitácuaro, Mich. – La tarde del sábado, cuatro de julio, del presente año, la tenencia de Nicolás Romero se convirtió en zona de emergencia. La fuerte lluvia de ese día generó corrientes pluviales en el Cerro Cacique, hizo que el agua tomará su cauce natural, provocando un río de lodo y piedras.

El saldo fueron algunas viviendas y terrenos dañados, sin pérdidas humanas que lamentar. Los cuerpos de rescate y salvamento, como Bomberos y Protección Civil, acudieron al lugar donde ocurrió este deslave. Más tarde brindaron auxilio a los habitantes de la comunidad de El Aguacate y San Andrés.

El reporte de las afectaciones fue de 3 kilómetros de caminos dañados, así como varios domicilios afectados. Más tarde vecinos y voluntarios realizaron actividades de desazolvar caminos, así como la evacuación de algunas personas.

Se supo que una persona perdió su cocina, misma que estaba hecha de madera y protegida con lámina de asbesto, debido a este suceso perdió la misma, ya que estaba muy pegada al arroyo y fue así que tuvo este desenlace.

El municipio prestó maquinaría para desazolvar los caminos, principalmente. La respuesta fue favorable por parte de las autoridades correspondientes.

Estos deslaves se debieron al incendio ocurrido en el mes de mayo, el agua no tuvo la manera de atrancarse, por decirlo de alguna manera, y a consecuencia de eso la corriente tomó su cauce natural.

Adultos mayores, vecinos de El Aguacate, expresaron que estos deslaves han ocurrido desde hace más de cincuenta años, y hace dos décadas también se suscitó algo similar, pero en esa ocasión con pérdidas humanas.

Por su parte, lugareños de esa comunidad expresaron que se debe crear mucha conciencia y saber que se tiene que respetar a la naturaleza. Aquellas comunidades que están pegadas al cerro y donde se encuentran viviendas cercanas al escurrimiento natural, tendrán que estar siempre alertas. Ya que, si se vienen lluvias torrenciales, es motivo de tomar medidas preventivas, advirtieron los habitantes de esta zona.

Debido a este deslave algunos terrenos sufrieron daños, se está hablando de unas 10 familias que sufrieron daños en sus propiedades, en algunas otras viviendas si llegó el agua acompañada de tierra y lodo hasta su casa. No habiendo mayores afectaciones.

Se ofreció un albergue instalado en la misma tenencia de Nicolás Romero, pero no acudieron los afectados, ya que los mismos familiares les dieron posada, quienes se encontraban cerca de sus viviendas.

En las faldas del Cacique hay quienes tapan los mismos barrancos, los rellenan con piedras o cualquier tipo de material, instalan plantas de aguacates o sus propias viviendas.

Después la naturaleza reclama lo que es de ella, es un asunto de inconciencia, expresaron los vecinos de El Aguacate, “malo fuera que no lo supieran, ellos saben que son cauces naturales”.

“El querer ganar un pedazo de tierra, por adjudicarse un pequeño terreno, es un asunto de inconciencia de parte de pobladores de El Aguacate, ya que tienen más terrenos donde se pueden proteger de futuros accidentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *