Niegan policías actos de violencia en alcoholímetro

-Solamente utilizaron el uso racional de la fuerza.

Zitácuaro, Mich. Respecto a los acontecimientos que fueron denunciados el pasado mes de abril en las redes sociales, donde a través de un video se aprecia a policías municipales bajar de su vehículo a un joven con lujo de violencia, la corporación niega tales sucesos y señala que únicamente cumplieron con el reglamento al utilizar el uso racional de la fuerza.

De acuerdo a información que consta en la queja presentada ante derechos humanos por parte del joven Rodolfo x, en el expediente ZIT/109/16. El informe que rinden tres policías municipales niegan haber procedido con violencia y señalan inclusive que actuaron en “defensa propia”, ya que el joven retó a golpes al comandante de tránsito.

Según las tarjetas informativas de los tres elementos que participaron en la detención, traslado y resguardo del joven, quien además señalan se encontraba en estado de ebriedad, niegan los señalamientos realizados por este e indican que el video únicamente muestra el actuar de ellos y no los instantes en que el joven reta a golpes a un elemento de tránsito.

La tarjeta informativa del elemento de nombre Aldo, indica que al contrario de lo que narró el joven quejoso en su relato, la detención se realizó a la 1: 45 de la mañana del día 23 de abril y no a las 24:00 horas. Señala que se encontraba realizando su recorrido de vigilancia, cuando recibió el reporte de trasladarse al dispositivo del alcoholímetro, ya que se encontraban varias personas alterando el orden.

“Al arribar observo que mis compañeros invitaban a descender a una persona del sexo masculino de un vehículo chevy, el cual se encontraba en el asiento del copiloto con la puerta abierta, negándose a descender del mismo, por lo que al continuar con la conducta negativa procedimos a realizar el uso racional de la fuerza”.

Por su parte la tarjeta informativa del elemento Gabino, señala que luego de realizar la prueba de alcoholímetro a quien manejaba el vehículo y resultar negativa, procedieron a solicitar los documentos del automóvil para comprobar los antecedentes vehiculares y penales de la persona, instante en que el joven quejoso descendió del vehículo y “comenzó a grabar al elemento que suscribe, diciéndonos “ustedes no pueden revisar el vehículo” y posteriormente comenzó a retar a los golpes al comandante de transito, de nombre Rolando, diciéndole “quítese el uniforme”.

El informe, escrito supuestamente por el elemento, pero redactado en tercera persona, dice textualmente: “motivo por cual el elemento se aproximó a el vehículo preguntándole al ciudadano por que había ofendido e intentado agredir al comandante, haciéndole ver que en ningún momento se le había requerido a él, ya que viajaba como copiloto y no era el dueño del vehículo, se le indicó que bajara del vehículo, haciendo caso omiso, por lo que se procede a su aseguramiento”.

El tercer informe del elemento Daniel es similar al del primer elemento policiaco, ya que ambos se encontraban en la misma unidad de la policía municipal.

Ante estas narraciones es que la Dirección de Seguridad Pública niega rotundamente los hechos que atribuye el quejoso en contra de los elementos, ya que el quejoso se encontraba alterando el orden público sin motivo aparente; lo que ocurrió, ya que se encontraba en estado de ebriedad, como lo estableció el certificado médico.

“Máxime que el quejoso asumió una postura violenta e irracional, agrediendo a la autoridad, retando y provocando a los elementos, por lo que procedieron a usar el uso racional de la fuerza y lograr su detención como lo establece el protocolo de actuación policial, que además se empleó derivado de un mandato legitimo, como lo era someterse a cumplir con el reglamento municipal de seguridad pública, tránsito y vialidad de Zitácuaro, al manifestar una conducta de alteración del orden y ofensas a los oficiales”.

El director de la policía, que es quien rinde el informe, indica que la exhibición del video en las redes sociales deformó el contexto de la novedad, al evidenciar sólo la parte final de lo sucedido.

Aunque niega los hechos, la policía municipal, en la parte final de su informe se lee, “la comisión de honor y justicia está en proceso de análisis de la conducta de los policías del presente asunto”.

Esta versión choca completamente con la del joven que presentó la queja y con lo que se aprecia en el video, ya que en el mismo no se escucha lo que los elementos mencionan en su informe; al contrario, se observa el forcejeo y se escucha que el elemento le dice “de todas maneras te vamos a bajar” y efectivamente lo hicieron, rompiéndole la ropa y causándole moretones al joven.

Por otra parte, la policía señala que el joven se encontraba en estado de ebriedad, mientras que este relató haber ingerido únicamente refresco, luego de haber cenado con sus acompañantes. Contradicciones que se esclarecerán en la Visitaduria Regional de la Comisión Estatal de Derechos Humanos durante el periodo de pruebas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *