No funcionan rampas para discapacitados en Zitácuaro

Zitácuaro, Mich., a 26 de diciembre de 2016.- Denuncian discapacitados que las rampas, construidas durante la administración de Juan Carlos Campos Ponce, no funcionan. Además de ser obstruidas por los automovilistas y comerciantes.

Álvaro Armando García Valdespino, discapacitado, indicó que en la administración pasada se construyeron muchas rampas y se consideró a la comunidad que se transporta en sillas de ruedas, “nada más que hay un pequeño detalle, que las hicieron mal. Para hacer una rampa, hay una normatividad que se tiene que seguir, de acuerdo a la distancia y la altura. Sin embargo les dejaron un “topecito” a las rampas; entonces, las mismas personas con discapacidad, que no tienen la fuerza suficiente, no pueden utilizarlas”, subrayó.

Otro de los problemas -señaló el entrevistado- son los comerciantes, “ya que hay una competencia entre los comerciantes establecidos y los comerciantes ambulantes, por ello los propietarios de negocios establecidos sacan sus mercancías sobre las banquetas, para que se puedan ver. Los que son informales, se pueden poner sobre las calles y se suben también a las mismas banquetas y se obstruye el paso a los peatones”.

“El gobierno municipal debe de tomar las medidas que ya están establecidas para atender los derechos de las personas con limitaciones físicas, así como la policía y tránsito deben conocer cuáles son los derechos y obligaciones”.

“No queremos que nos tengan lástima, ni que nos tengan repudio. Ninguna de las dos cosas. Simplemente queremos que haya respeto entre las dos partes. Por ejemplo, si un automovilista no encuentra donde estacionarse y sólo está el espacio de la rampa, tendrá que buscar otro lugar, porque ese espacio es el único acceso que tenemos, tanto para subir como para bajar. Sólo les pedimos que hagan un poco de conciencia”, indicó.

Hay una rampa que está frente a La Casona de la Estación y que está mal construida, porque la misma va a dar frente a la barda y la banqueta se encuentra libre. Hay otra que se encuentra en Morelos y Ocampo, “esa no es rampa, es una barda, no se pueden utilizar”. Hay una más que se localiza en el jardín principal, a la altura de Lerdo y 5 de Mayo, la cual está totalmente destrozada.

Finalmente señaló que, en actualidad personas en sillas de rueda desean ser parte integral de una sociedad; ya que, por el contrario, hoy en día han sido destituidos de sus derechos y maltratados por la misma ciudadanía. Por ejemplo, un ex director de la clínica del ISSSTE, tiene la mala costumbre de subir su camioneta a la banqueta y dejarla ahí. Otro caso es el dueño de “Yelatos”, quien tiene su negocio en Hidalgo y deja estacionada su camioneta enfrente, sin importarle que invada la rampa para discapacitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: