Osvaldo Jaramillo Ayón

Zitácuaro, Mich.- Osvaldo Jaramillo Ayón ha sido considerado un deportista de alto rendimiento, posee un récord importante de peleas en territorio mexicano y su historial atlético le valió para ser miembro del Salón de la Fama y del Deporte en esta ciudad.

Siempre se consideró desde su infancia un apasionado por las artes marciales y encontró en el deporte su forma de vivir, posteriormente su formación en las artes polinesias “Lima Lama” lo llevaron a competir a varios torneos en el interior del país.

A los 9 años Osvaldo Jaramillo incursionó en la especialidad de Lima Lama o también llamada “La mano de la sabiduría”, que es un arte marcial de origen polinesio y finalizó su carrera deportiva a la edad de 21 años.

Teniendo también varios primeros y segundos lugares, así como el obtener una presea para México en un torneo internacional, asistiendo competidores de Guatemala y Estados Unidos.

Uno de sus primeros mentores fue el profesor Abel y en el segundo ciclo de su carrera compartió esta disciplina con el director técnico de la organización Lua Lama, Ricardo Ayala.

Jaramillo Ayón practicó también otras artes, como el taekwondo, que es un arte marcial coreano y donde tuvo una destacada participación como alumno y guerrero de este deporte olímpico, guiado por el profesor Anselmo Munguía.

En la actualidad se considera un deportista retirado de cualquier competencia; sin embargo, le llamó la atención practicar el Muay thai, que es considerado boxeo tailandés. En el que entrena tres veces a la semana con el profesor Osorio, quien tiene su gimnasio sobre la calle Guadalupe Victoria.

Cabe señalar que una de las anécdotas que tuvo el nativo de esta ciudad, es que uno de sus sueños era el de participar en un torneo de talla internacional, a celebrarse en la ciudad de Tijuana, teniendo como uno de los invitados especiales al actor estadounidense Chuck Norris, campeón mundial de karate.

Pero esa oportunidad no la pudo realizar, a pesar de haber sido invitado a participar como competidor, debido a motivos personales que lo orillaron a no asistir.

Algunas de las ciudades que recorrió el atleta zitacuarense, en su etapa como competidor, fueron: Zamora, Zacapu, Quiroga, Morelia, La Piedad, Ciudad Hidalgo, Zitácuaro, Toluca, Cuautitlán Izcalli, Ciudad de México, León, Irapuato, Querétaro y San Luis Potosí, por mencionar algunas.

Considera Osvaldo que el haberse interesado en el boxeo y karate, fue por hacer de su vida un estilo basado en la disciplina. Al mismo tiempo, al ser practicante, le permitía estar alejado del mundo del alcoholismo y la drogadicción.

“Lo más importante lo vas viendo tú cuando te vas desempeñando dentro de las artes marciales y te va agradando un poco más, te vas adentrando. Es lo que te hace, los triunfos, de cuando salías a participar, era lo que más te motivaba el seguir ganando y llegar un poco más alto”, explicó en entrevista con “El Despertar”.

Aprovechó este medio para brindar un reconocimiento a sus padres; ya que, a pesar de que ellos eran de bajos recursos, siempre hacían un esfuerzo extra para que Osvaldo continuara su permanencia, incluso su padre lo llevaba a los torneos.

“Gracias a mis padres que todo el tiempo estuvieron al pendiente de mí, para poder llegar a lo que soy”. Reiteró nuevamente su gratitud a sus padres por encauzarlo al camino de la disciplina y la responsabilidad, así como el amor al deporte.

Una las competencias de alto nivel que tuvo el atleta Osvaldo Jaramillo, fue cuando México enfrentó a Guatemala y Estados Unidos. Osvaldo estaba dentro del representativo nacional, por lo que en una batalla decisiva logró ganar una medalla frente a un competidor de origen guatemalteco.

El Salón de la Fama del Deporte en Zitácuaro, a cargo del profesor Germán Toledo Villegas, declaró un espacio para Osvaldo, por destacarse como un impulsor del deporte, con un alto sentido de responsabilidad y por haber contribuido de manera significativa en el desarrollo del deporte.

Cabe señalar que en algún momento tuvo la inquietud de aspirar como candidato o solicitante a la escuela de la Policía Federal de Caminos, sin embargo, prefirió dedicarse a la actividad comercial.

Actualmente es padre de familia de tres hijos, a quienes les inculca que el deporte es elemento fundamental como parte de su superación personal y teniendo una educación académica para superar los obstáculos en el futuro.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *