Para brindar atención a víctimas de violencia de alto impacto inauguran centro de escucha

-“Construir la paz es un regalo de Dios, pero una tarea de los seres humanos”.

Zitácuaro, Mich.- Con el objetivo de ayudar a la población, principalmente a las personas afectadas de diferentes formas por haber sufrido violencia: emocional, psicológica, física, sexual, fue puesto en marcha el centro de escucha y caritas regional en la parroquia de San José.

Con la presencia del Arzobispo Carlos Garfias Merlos, la presidenta del DIF Michoacán, Roció Beamonte Romero y del presidente provisional de Zitácuaro, Hugo Alberto Hernández Suarez, se informó que el centro se instaló de manera provisional, en lo que se termina la construcción de la casa estatal del adulto mayor, donde será instalado de manera permanente el centro de escucha para ayudar a personas que han sufrido violencia de alto impacto.

Otra de las finalidades del centro es brindar atención a las víctimas de violencia en todo el estado y empezar a construir la paz, que es un regalo de Dios, pero una tarea que los seres humanos deben ir construyendo día con día. Resaltando que es de vital importancia que las personas víctimas de violencia se “curen”, porque de lo contrario buscarán hacerse justicia por propia mano.

Durante su participación el Arzobispo Carlos Garfias Merlos, informó que la proyección a mediano y largo plazo es crear un espacio de esa naturaleza en cada foranía.

Destacó que la violencia no es un problema circunscrito a determinadas localidades, sino que de vez en vez se encienden los focos rojos en uno y otro lado, de ahí la necesidad de espacios de atención a las víctimas en los rubros espiritual, psicológico y orientación jurídica.

“Este modelo es preciso de escuchar como un proyecto de consolidación de paz y como una manera muy concreta de dar un primer paso en la atención de las víctimas de la violencia, hoy se tienen otras herramientas y medios, que poco a poco esperemos que vayan apareciendo en el espacio de la arquidiócesis de Morelia”.

“Todos sabemos todo lo que acontece en el estado, pero también en los estados vecinos, obviamente que la relación de nuestra iglesia diocesana con las diócesis vecinas es para ir multiplicando los centros de escucha, porque los focos rojos están en todas partes”.

Por su parte el presidente municipal provisional de Zitácuaro externó durante su participación que la labor social es una tarea conjunta entre autoridades y ciudadanía, cuyo fin es la búsqueda de la felicidad y en donde todos los ciudadanos tenemos una responsabilidad para que se logre.

“Se necesita de todos los miembros de la sociedad para tener un buen municipio”, destacando que “es de vital importancia la formación que los niños y jóvenes reciban en sus hogares”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *