Peligrosas calles de Zitácuaro

Zitácuaro. – Las calles de la ciudad se han convertido en un peligro para transeúntes y automovilistas, los hundimientos que se han venido dando dan cuenta del peligro al que están expuestos los ciudadanos que transitan por las mismas.

No hay una cifra exacta de cuantas de estas calles están a punto de sufrir un colapso, pero al menos se pueden contabilizar tres de ellas. En diversas ocasiones se ha denunciado públicamente que algunas de las principales vías del municipio sufren graves daños, ya sea por obras mal planeadas o realizadas, por falta de mantenimiento o alguna otra causa de tipo natural o uso.

Esta semana se pudo detectar que, al poniente de la ciudad, en la esquina de Benito Juárez y Lerdo de Tejada, un registro se colapsó totalmente, perdiendo la tapa que tenía. El tiempo y la falta de mantenimiento fue la causa de este percance. Ahora, a varios días de que la tapadera ya no existe, sólo queda el hoyo y nadie ha atendido el problema.

El asunto se puede interpretar más grave, ya que aparte de que es amplio en la abertura, tiene unos dos metros de profundidad y solo una pequeña cinta atada a un palo de escoba que algún samaritano puso para que los automovilistas no caigan y dañen su automóvil; peor aún, alguna persona que no lo vea al caminar en la noche.

Al observar al rededor del lugar, se aprecia como el suelo se está hundiendo por todos lados. Inclusive, se notan ya algunos arreglos que finalmente terminaron en parches que ya están cediendo de nueva cuenta y sólo es cuestión de tiempo antes de que se colapse y quede el agujero.

Esta situación ya ha ocurrido en otras ocasiones, a lo largo de los años y en diferentes administraciones se han presentado varios casos de hundimientos. En la calle 5 de Mayo norte, esquina con México 68, hace algunos años la calle presentó los mismos síntomas, hasta que el peso de los vehículos terminó por vencer el suelo y hundirlo, debido a que ya no tenía tierra, todo se lo había llevado el drenaje que se había roto, ahora ya va por el mismo camino.

González Ortega poniente, mismo caso, fueron varios metros los que se hundieron, la obra tardó meses en repararse, pero en ese lapso hubo varios accidentes que, aunque no graves, si causaron sustos a los que ahí cayeron, caminando, en auto o moto. Hasta ahora ha aguantado el peso de los carros.

Dr. Emilio García norte, la calle comenzó a hundirse, pero las autoridades encabezadas por Antonio Ixtlahuac no hicieron caso en su momento, el hundimiento comenzó a la mitad de la calle y terminó con un socavón de casi tres metros de largo por otro tanto de hondo, ahí el resultado fue que era urgente cambiar todo el drenaje de la calle Emilio García, partiendo de México 68.

Pero las calles de esta ciudad se han deteriorado de unos cuatro años a la fecha, sólo la Avenida Revolución y la calle Santos Degollado padecieron cambios drásticos, que terminaron por condenar a los negocios de la avenida principal y de algunas calles aledañas, cuando el presidente Carlos Herrera decidió quitar las vueltas a la izquierda y colocar un semáforo en cada esquina, a todo lo largo de la Avenida Revolución.

El tráfico no disminuyó, los tiempos se hicieron más largos (contrario a lo que habían anunciado), los semáforos están mal sincronizados y las calles que suben y bajan cada vez están más dañadas debido a la cantidad de automóviles que circulan a diario.

Pero la Avenida Hidalgo está igual de mal que el resto de vías que hay en la ciudad. En particular esta calle, en el lado oriente, se comenzó a sumir y a terminar de dañar cuando se iniciaron las obras de remodelación de su similar Santos Degollado, tras meses de trabajos y pasar camiones pesados, la Avenida Hidalgo quedó en deplorables condiciones.

Como ya se dijo, es sólo cuestión de tiempo antes de ver cuál es la calle que cederá primero y se hunda para que se tomen cartas en el asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *