Plantación de aguacate podría traer problemas de escasez de agua

-Los mantos acuíferos no se recargan correctamente.

Zitácuaro, Mich. En los últimos años ha aumentado la plantación de aguacate en la región oriente de Michoacán, en Zitácuaro se han rebasado los límites y se ha comenzado a plantar en zonas forestales, lo que generaría en breve problemas de escasez de agua, al destruir mantos acuíferos y no permitir que los existentes se recarguen de manera correcta.

La plantación de aguacate se ha convertido en una amenaza, por que ha rebasado la frontera agrícola. Aquellos terrenos donde anteriormente se cultivaban maíz o frutales se han utilizado para el cultivo del aguacate y en aras de acrecentar la superficie de producción, estas fronteras se han rebasado y actualmente hay bastante superficie en la región oriente donde se están realizando plantaciones en terrenos con vocación forestal.

Esto limita la posibilidad de la recarga de los mantos acuíferos, lo que aumenta el riesgo de contaminación de los mantos subterráneos de agua y de los suelos de los propios productores por el uso excesivo de los agroquímicos.

Desafortunadamente se está rebasando la capacidad de los suelos de producir especies forestales a cambio de hacerlos producir aguacate; esto es ambicioso, porque el precio del aguacate este año ha sido muy generoso y esto genera en la gente querer cambiar sus tierras de uso, lo que limita la producción de madera, agua, oxígeno y la captura de bióxido de carbono, que es uno de los gases de efecto invernadero, que más problema presenta para el planeta.

El caso de Uruapan y San Juan Nuevo, donde por la ambición de plantar aguacate, se generaron incendios forestales de gran magnitud que causaron daños irreversibles en los ecosistemas y donde la primera consecuencia que habrán de percibir los habitantes de esos municipios, será la reducción del suministro del agua y el conflicto social que generará que el agua se quede en las partes altas para regar los aguacates y la población de las zonas bajas sufra el desabasto del vital líquido.

Por la ambición de plantar aguacates muchos terrenos forestales están siendo afectados, se está derribando pino, oyamel y cedro;  se quedan descubiertos esos terrenos forestales, que más tarde todo ese suelo va dar a los ríos y se cambia el curso de los mismos, afectando a la población, especialmente aquella que tiene cultivos o animales.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: