Podría tratarse de ministeriales los que dispararon contra dos jóvenes en Ocurio

Zitácuaro. – Un joven, menor de edad, resultó herido. Luego de que el vehículo en el que viajaba, en compañía de un amigo, fuera objeto de un ataque con armas de grueso calibre. Familiares del lesionado y algunos testigos señalan que habrían sido agentes ministeriales los culpables de la agresión.

El lesionado fue identificado como Alejandro X, con domicilio en la comunidad de Ocurio. Mismo que fue trasladado al Hospital Regional para que recibiera atención médica, al haber recibido un disparo en la espalda, cerca de la columna vertebral.

De los hechos, familiares del lesionado denunciaron que no fue un ataque armado por desconocidos, tal y como se pretende hacer creer; ya que, al momento de las detonaciones hubo varios testigos que vieron una camioneta de la Policía Ministerial en el lugar de los hechos, misma que después se retiró del área.

Entrevistados al respecto, señalaron que minutos antes de conocer que había sido su familiar el que resultó lesionado, escucharon “la balacera”. Ya que el suceso se dio cerca de su domicilio particular. Por lo tanto, se percataron que fue un gran número de disparos los que se hicieron.

Agregan, que fue el amigo que acompañaba a su familiar el que les avisó que estaba herido frente al CTIS, ya que los habían atacado con armas de grueso calibre, las que habían sido disparadas contra la parte trasera del automóvil, marca Volkswagen, tipo Pointer y las balas atravesaron la carrocería, terminando por lesionar en la espalda al joven.

De manera inmediata salieron para ir a ver como se encontraba su familiar, al llegar al lugar ya se encontraba la policía municipal, a la que les habían reportado el suceso; pero hasta el momento no sabían del lesionado, ya que el reporte fue hecho por un particular. Explican que los elementos policiacos no lo habían visto, ya que su amigo lo escondió sobre los matorrales, previendo que fueran a regresar para atentar de nueva cuenta contra su vida, mientras iba a avisarles a sus familiares.

Agregaron que el joven que salió ileso explicó que, tras la agresión, los atacantes se acercaron y comenzaron a golpearlos, por lo que intervino y es dijo a los atacantes: “¿Para que lo golpean, si ya lo mataron?”. Al escuchar esto dejaron de agredirlos para verificar si era cierto, lo voltearon y vieron que efectivamente tenía una herida de bala en la espalda.

En ese momento, manifiestan, llegó una persona que parecía ser el jefe de los agresores y les dijo; “Ya la regaron cabrones”. Acto seguido los sentaron en la parte trasera del automóvil en que viajaban y les dieron la indicación de que no voltearan. Después de esto se retiraron y los dejaron abandonados, lo que fue aprovechado por el joven que resultó ileso para esconder a su amigo y avisar a los familiares.

Conforme se desarrollaban los hechos, varios testigos se dieron cuenta que la camioneta en que viajaban los que accionaron las armas, pertenecía a la policía ministerial. Añaden que los disparos a la parte trasera del automóvil fueron muchos, “parecía que era la revolución”, dicen los familiares, quienes encontraron en el lugar casquillos de armas, calibre 2.23, que son las que usan los rifles conocidos como AR15.

Durante la información obtenida con los familiares, se desprende que, la madrugada del jueves, llegaron varios agentes de la policía ministerial para hacerle la prueba de radiosonato y saber si el lesionado había disparado un arma de fuego. Esto preocupa a los familiares, ya que podrían “fabricarle” algún tipo de delito, luego de que se están dando a conocer hechos que nadie conocía.

Informaron que los policías ministeriales volvieron a regresar, ahora con la intención de sacarle unas muestras de sangre, bajo el pretexto de que querían saber cómo iban de salud; sin embargo, esta ocasión ya no lo permitieron, debido a que no confían en las autoridades y además no contaban con la orden de un Juez. No obstante, a la negación, los agentes intentaron persuadirlos de que les firmaran un documento, pero no les explicaron que era lo que iban a firmar. Por lo tanto, tampoco lo firmaron.

Se dicen preocupados por el tipo de acciones que se suscitaron en contra de su familia, ya que en las últimas semanas se han dado muchos actos violentos y no puede ser que estén involucrados este tipo de policías en cosas así, aseguran.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *