Prefecta de la Nicolás Romero llama “basura” a alumno

Señalan que el Director ha sido omiso al no poner límites a su personal

Es el segundo caso en el que se ven involucrados prefectos, en lo que va del año

Zitácuaro, Mich., a 28 de marzo de 2017.- Un padre de familia de la Escuela Secundaria Federal Nicolás Romero, la “uno”, presentó una queja en contra de una prefecta de la institución por haber llamado “basura” a su menor hijo. Este es el segundo caso que se presenta en la institución en el que se ven involucrados los prefectos, recordando que a principios de año un prefecto fue señalado por tener una relación amorosa con una alumna.

El padre del menor acudió el pasado 17 de marzo a presentar la queja en contra de la prefecta de nombre Julissa, la cual quedó asentada con el número de expediente ZIT/90/17, por los conceptos de violación al derecho a la educación, por coerción física, psicológica o moral en perjuicio del alumno e ineficiente prestación del servicio educativo, dio a conocer en entrevista el visitador auxiliar de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), Octavio Peñaloza Chávez, quien tomó conocimiento de la queja.

El padre del menor relató en la queja que su menor hijo iba a entrar a clase y se le hizo fácil cerrar la puerta, porque no pidió permiso para entrar, y la maestra no lo iba dejar entrar, momento en el que llegaron al salón la prefecta señalada en la queja y otra prefecta. En ese momento “Julissa le preguntó a mi hijo ‘¿a ti quien te recomendó?’, el menor no respondió y la prefecta insistió ‘¿quién te recomendó? Por eso yo no recomiendo, para no recomendar basura”.

De esta situación se derivó que el menor tuviera un reporte y debió acudir su padre a dialogar con la prefecta de la institución, quien atendió al padre del menor de una forma burlona y sarcástica, diciendo que ella no iba permitir que los padres de familia fueran a gritar o insultar.

El padre del menor considera que el Director de la Secundaria es omiso al no ponerle reglas a su personal en cuanto al trato con los menores, pues este tipo de situaciones se están dando mucho en la escuela, pero es a consecuencia de cómo el mismo personal se deja faltar al respeto, asentó en su queja el padre de familia.

El quejoso narró que fue la propia prefecta quien le dijo que acudiera a derechos humanos “vaya a Derechos Humanos, vaya a donde quiera”, de forma retadora, burlona y sarcástica, repitiéndole “vaya a donde quiera”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *