Presenta regidora iniciativa para fortalecer el alcoholímetro

-Actualmente se violentan los derechos humanos de las personas.

Zitácuaro, Mich. “Que la ciudadanía no crea que el alcoholímetro nada más es para extorsionar o sacar dinero, es la prevención de un delito, prevenir que pasen cosas mayores”. Expresó la regidora Myrna Merlos Ayllón, al dar a conocer que ha presentado una iniciativa para reformar el reglamento de tránsito y vialidad, con el objetivo de fortalecer el programa del alcoholímetro y evitar la violación de los derechos humanos de las personas.

La edil, de la fracción del PAN, presentó una iniciativa para la reforma del reglamento de seguridad pública, tránsito y vialidad de Zitácuaro vigente en el municipio, para la adición de los artículos 208 bis y del artículo 239, en la fracción sexta, de los controles del alcoholímetro, sanciones y el protocolo a seguir para la aplicación del alcoholímetro.

“Hay un reglamento de tránsito y vialidad que estipula, en el artículo 207 y 208, el uso del alcoholímetro; pero es muy ambiguo, deja muchos parámetros abiertos y entonces hemos caído en violaciones de los derechos humanos de las personas”, aseveró Merlos Ayllón.

Precisamente por esa situación la regidora se dio a la tarea de investigar y presentar una iniciativa, la cual ya presentó ante el presidente de la comisión legislativa (integrada por el síndico municipal y la regidora Teresa Ruiz Valencia), para su análisis y aprobación. Si resulta viable se pasa al cabildo, posteriormente se manda al Congreso para su publicación en el diario oficial, en caso de ser aprobada por los regidores.

Esta iniciativa es para no dejar cabos sueltos y para que se pueda hacer lo del alcoholímetro de una mejor manera; “yo estoy 100 por ciento segura que si es bueno el programa para evitar accidentes, lo que no es la forma y como el reglamento es muy ambiguo, la iniciativa plantea poder establecer bien un protocolo”, expresó la edil panista.

La representante popular detalló, “si es aprobado se hará público, para que los ciudadanos conozcan cuáles son sus derechos y obligaciones. Hubo violaciones de los derechos humanos y con esta iniciativa se busca evitar ese tipo de situaciones; conocer el protocolo, cuales son las sanciones, quien lo hace, tener bien estipulado cual es la responsabilidad de una persona que maneja un vehículo en estado de ebriedad”.

La iniciativa presentada por la regidora es preventiva y las personas tendrían varias opciones: “primero pagar la multa en el momento en el que te detienen, para que no seas remitido a barandilla, ingresar a ese lugar estamos catalogando a la persona como un delincuente; entonces, si una persona va manejando en estado de ebriedad y excede los límites del alcoholímetro, en ese momento puede pagar su multa, pero el vehículo si sería enviado al corralón. Con esta acción rompemos el esquema de que pueda suceder un accidente”.

“El vehículo se va al corralón y el ciudadano al siguiente día va a recogerlo, pagando su respectiva multa. En el caso de un menor de edad, no se le puede detener, y la policía o tránsito municipal deben hacerse responsables para trasladarlo a su hogar y quien se hará responsable será su padre o tutor. Si reincide, manejamos la opción que se le apoye con tratamiento para atender su problemática”.

La iniciativa contempla que el programa “Conduce Sin Alcohol”, mediante la implementación del alcoholímetro, sea un  proyecto integral y no solo sacarle el dinero a la ciudadanía, “el objetivo del programa se está perdiendo, la finalidad es prevenir accidentes. Se dan casos de personas que van manejando en perfecto estado, llega una persona ebria y el desenlace es en ocasiones fatal, es lo que tratamos de evitar”, manifestó Merlos Ayllon.

La regidora considera que como autoridades se hicieron las cosas al revés. “Efectivamente, primero debimos presentar la iniciativa, reformar el reglamento de tránsito, que la ciudadanía esté enterada del protocolo y posteriormente debimos haberlo aplicado, sin embargo nunca es tarde y es por eso que se presenta la iniciativa, luego de ver la situación”.

Sobre si el programa es anticonstitucional, por el hecho que quien lo aplica es tránsito municipal, figura que se desconoce si está reconocida dentro de la ley orgánica municipal, respondió: “No es anticonstitucional, porque si hay artículos en el reglamento de tránsito que hablan del alcoholímetro, el 207 y el 208, más bien hace falta robustecerlo, ampliarlo y establecer bien las reglas de operación y el protocolo”.

Para finalizar expresó, “no podemos ser juez y parte, para eso debe de ver al médico que compruebe el grado de alcohol; segundo, debe haber un juez calificador que estipule las sanciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *